FOTO: MATIAS JOVET

FOTO: MATIAS JOVET

El intendente de José C. Paz tiene licencia como legislador provincial y su banca la ocupa Fernanda Campo, que responde al jefe comunal de Ituzaingó, Alberto Descalzo. La cuenta fina.

Para conseguir el endeudamiento, el gobierno provincial necesita el acompañamiento de por lo menos dos tercios de los legisladores. Hasta el momento no los tiene garantizados y por eso empieza a desplegar distintas estrategias. Una de ellas es que el intendente de José C. Paz, el peronista filo Cambiemos Mario Ishii, regrese al Senado, donde tiene una banca a la que accedió en 2013, aunque actualmente está en uso de licencia.

De sumarse Ishii, Cambiemos tendría 20 manos entre su propio bloque y los aliados. 16 votos junta el peronismo entre los tres bloques que tiene y el Frente Renovador aporta diez manos. Pero el oficialismo necesita 30 votos de 46 para conseguir el endeudamiento que entre todos los pedidos llega a 84 mil millones de pesos y más de 700 millones de dólares.

Detrás de la decisión y el pedido al intendente del poncho que se asume peronista y respalda a la gestión bonaerense están el subsecretario de Asuntos Municipales, Alex Campbell; el vicepresidente de la Cámara de Diputados bonaerense y hombre de confianza de Vidal en la Legislatura, Manuel Mosca, y el intendente de Ezeiza, Alejandro Granados, otro peronista que respalda la gestión bonaerense.

Tanto Ishii como Granados se ausentaron la semana pasada de la  reunión que los intendentes del PJ tuvieron en Lobos para empezar a diagramar una agenda en común sobre el Presupuesto 2017.

En ese encuentro, acordaron pedirles a los legisladores que discutan en unidad entre los tres bloques peronistas/kirchneristas y reclamar el fondo de giro directo a los municipios que el año pasado fue de 10 mil millones de pesos y que para el próximo período no está contemplado. Ésa es la discusión que por estos días está empezando a darse.

La inclusión de Ishii no altera definitivamente la ecuación. Le quitaría un voto al peronismo ya que el regreso del mandatario a la Cámara alta significaría el corrimiento de María Fernanda Campo, hoy ocupando la suplencia del intendente que perjuró cazar a los traidores que no ayudaron a Néstor Kirchner en las elecciones legislativas de 2009, que el ex mandatario terminó perdiendo con Franciso De Narváez.

Sin embargo, en el Ejecutivo lo ven como un gesto político y un llamado a los intendentes del peronismo. Los jefes comunales, por su parte, mantendrán reuniones informales y esperan sentarse en la mesa de negociación junto a funcionarios provinciales en la próxima semana. Ésa fue la conclusión de Lobos: negociar en unidad.

FUENTE: LETRA P