macri-temerAmbos mandatarios almorzaron juntos en la quinta presidencial de Olivos y luego brindaron una conferencia de prensa. Afuera, un grupo reducido de manifestantes protestaba contra la presencia del brasileño en el país.

El presidente Mauricio Macri y su par de Brasil, Michel Temer, expresaron este lunes su «preocupación» por la situación de Venezuela y convocaron al gobierno de Nicolás Maduro a cumplir los «requisitos necesarios» para mantener su condición de miembro del Mercosur.

En conferencia de prensa en la Quinta de Olivos, el jefe de Estado manifestó su «preocupación por la violación de los derechos humanos» en Venezuela. Por su parte, Temer señaló que Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay tienen «una posición coincidente» y esperan «que Venezuela cumpla con los requisitos necesarios para estar incluidos en el Mercosur».

Macri también dijo que la Argentina se esforzará «en forma conjunta» con los integrantes del Mercosur para crear «trabajo de calidad» y «oportunidades de progresar». «En nuestro país lamentablemente las últimas décadas hemos triplicado la pobreza», señaló Macri, quien indicó que «uno de cada tres argentinos está en esa situación».

Planteó además la necesidad de «trabajar en forma conjunta, todos los argentinos y todos los integrantes del Mercosur para llevarle resultados concretos a nuestros ciudadanos, a nuestra gente» con «oportunidades de progresar y trabajo de calidad, digno».

Tras encontrarse en los jardines de Olivos, Macri y Temer se tomaron este lunes la foto oficial, y de inmediato se reunieron con la presencia de los cancilleres de ambos países, José Serra por Brasil y la Argentina, Susana Malcorra. Asimismo, de la reunión participaba el jefe de Gabinete, Marcos Peña.

En este marco, un grupo reducido de personas protestaban en la puerta de la residencia de Olivos por la llegada de Temer, antes del encuentro con Macri.

Con banderas brasileñas, que hicieron flamear ante los fotógrafos, un grupo de unas quince personas repudió la visita de Temer en la puerta de ingreso a la quinta presidencial, sobre la calle Villate.

En ese contexto, la izquierda anticipó otras movilizaciones para quejarse contra la presencia de Temer que llegó al poder tras la destitución de Dilma Rousseff el 31 de agosto.