En su discurso, el jefe de Gobierno porteño también se puso a disposición de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y del gobernador Daniel Scioli para «trabajar durante el 2014» en conjunto por «una paz social».

 

«La Presidenta puede contar con alguien que, a pesar de las numerosas y públicas diferencias, colaborará para que este 2014 transcurra en paz social y unión para todos los argentinos», dijo Macri, al inaugurar las sesiones ordinarias de la Legislatura porteña.

El jefe de gobierno porteño destacó también que con el gobernador bonaerense los une «muchos puntos de agenda común», por lo cual anticipó que han acordado «generar una mesa de diálogo para los temas metropolitanos».

En otro tramo de su discurso, que se extendió por 28 minutos, Macri repasó los ejes de su gestión, entre los que incluyó al área educativa, la cual atraviesa una crisis debido a la falla del sistema de inscripción on line en escuelas públicas, la falta de vacantes escolares y los problemas de infraestructura.

«No politicemos la educación, asumamos este tema como una política de Estado», propuso Macri a los legisladores, e insistió en poner sobre la mesa la discusión sobre la creación del Instituto de Calidad y Equidad Educativa, resistida por la comunidad educativa que considera que la iniciativa derivará en la elaboración de un «ránking» de escuelas.