En la mañana de este sábado, el intendente Ezequiel Galli, visitó la planta del Relleno Sanitario –instalada en el predio de Ituzaingó Norte- para dejar inaugurada la obra de ampliación que se llevó adelante, con una inversión superior a los 22 millones de pesos, que permitirá aumentar su capacidad para el tratamiento y disposición final de los residuos que generamos a diario, en cuidado con el ambiente y la salud.

Durante el acto, estuvo acompañado por el presidente del Concejo Deliberante Bruno Cenizo, el secretario de Gobierno Hilario Galli, el secretario de Mantenimiento y Obras Públicas Julio Ferraro, el secretario de Desarrollo Económico Julio Valetutto, la subsecretaria de Empresas e Inversiones Emilia Díaz y el director del Área de Contralor de Servicios Emanuel Laportilla.

También se encontraban presentes autoridades de la empresa Transportes Malvinas, el gerente de Operaciones Marcos Panaggio y el supervisor del Relleno Sanitario Gustavo Pistelli.

“Elegimos este 5 de junio: Día Mundial del Ambiente para hacer esta inauguración, Es una obra que era muy necesaria porque los rellenos tienen una vida útil y esto nos da la posibilidad de seguir gestionando correctamente nuestros residuos, como exigen las normas”, señaló el Intendente.

“Somos uno de los pocos municipios en la provincia de Buenos Aires con certificación ISO 14001, nos enorgullece y responde al gran trabajo que está realizando la empresa, en conjunto con el equipo de la Municipalidad”, destacó Galli.

Para el Intendente esta obra implica “seguir creciendo y darles a los vecinos de Olavarría la tranquilidad de que nuestros residuos no contaminan el medio ambiente, ni las napas”.

“Realmente nos enorgullece y nos parece importante hacer la inauguración de esta obra”, aseveró.

En el marco del acto de inauguración, sostuvo que “vamos a seguir trabajando por este camino, tratando de lograr que de a poco podamos empezar a hacer separación y depositar cada vez menos residuos y aprovechar aquellos que tienen un valor económico y que se pueden comercializar”.

“Es un gran trabajo articulado que venimos haciendo y queremos seguir en este camino”, agregó.

“Es una obra que está financiada con el Fondo de Infraestructura Municipal (FIM) que arrancó en la gobernación de María Eugenia Vidal en el 2016 y que se ha podido continuar. Es una gran noticia para los 135 municipios de la provincia, que podamos recibir fondos de manera equitativa y que podamos destinarlo a obras que le cambian la vida a los vecinos”, concluyó.

Previamente a las palabras del Intendente, el gerente de Operaciones de Malvinas Marcos Panaggio, explicó a modo general cómo se desarrolla el tratamiento de residuos y se refirió además a la importancia que reviste esta obra, que fue finalmente inaugurada este 5 de junio: Día Mundial del Ambiente.

Los residuos sólidos urbanos se depositan en una celda hasta completarla y una vez ocupada totalmente, recién en ese momento se abre la celda siguiente.

Cada vez que se depositan residuos, se acomodan mediante maquinarias y se tapan con tierra al finalizar cada jornada. De esta manera se evitan que se vuelen los residuos y proliferen vectores. Esta técnica de disposición final, que utiliza principios de ingeniería para confinar la basura en un área lo más pequeña posible, reduce su volumen al mínimo practicable y no causa perjuicios al ambiente ni peligros a la salud y seguridad pública.

Debido a su carga bacteriológica y química los lixiviados deben ser tratados antes de verterlos en medios naturales ya que pueden contaminar las aguas superficiales, subterráneas o el suelo.

En nuestro Relleno Sanitario, la planta de tratamiento de este tipo de líquidos se compone de un cuenco de homogeneización, una laguna facultativa, una cámara de depósito de fósforo y un sistema de cuencos rizomatosos.

El Relleno Sanitario de Olavarría se encuentra posicionado entre los mejores del país: está certificado bajo las normas ISO, en lo que respecta a todo el proceso de tratamiento de residuos sólidos y urbanos: recolección, tratamiento y disposición.

Se estima que el Relleno será útil hasta el año 2035, dependiendo del consumo y los niveles de residuos que genere la comunidad. Contar con este tipo de obras en la ciudad es de suma importancia, ya que de esta manera estamos protegiendo el suelo, el agua, el aire y la salud humana.

Por último, cabe agregar que la construcción de la segunda etapa de la Celda N° 5 -que se inició el 1º de diciembre de 2020- se ejecutó con recursos provinciales del Fondo de Infraestructura Municipal (FIM) con una inversión de $22.419.645,40 y estuvo a cargo de Transportes Malvinas.

Fuente: Municipalidad de Olavarría