La Legislatura porteña aprobó un proyecto de ley mediante el cual se le solicita al Ejecutivo que arbitre los medios para que la tarjeta (Sistema Único de Boleto Electrónico) pueda ser utilizada en otros medios de transporte, además del colectivo y el subte.

sube

«La iniciativa apunta a que la tarjeta pueda ser utilizada en los peajes de las autopistas de la Ciudad de Buenos Aires, en el sistema de estacionamiento medido, en las playas de estacionamiento, en la terminal de combis Obelisco, en el sistema de trasporte público de bicicletas y en taxis», dijo el autor de la iniciativa, Juan Nosiglia.

El legislador fundamentó la iniciativa en que «el pago de la tarifa de peaje durante la mayor parte del día genera serias complicaciones y retraso de tiempo».

Además, señaló que «el menor uso de efectivo simplifica la tarea a los empleados de la autopista, facilita el pago a los conductores, que muchas veces se distraen por el simple hecho de buscar los billetes o por guardar el vuelto por dicho pago».

«En cuanto al sistema de estacionamiento medido, hasta el momento sólo se puede abonar con fichas adquiridas en kioscos o monedas. Pero ante la falta de monedas, con la implementación de la SUBE, se facilitará las opciones de pago», precisó Nosiglia.

El proyecto también propone que en las playas de estacionamiento, además de abonar con este sistema, se instalen terminales para cargar la tarjeta.

El legislador consideró que en el caso de los taxis la tarjeta «vendría a ser un instrumento para prevenir la inseguridad, ya que al poseer menos recaudación en efectivo, dejarán de ser atractivos para los delincuentes».