El Intendente Eduardo Bucca, junto al Padre Mauricio Scoltore, y al Director de Obras Públicas, Lucas Ezcurra, anunció una obra de puesta en valor de la Parroquia San Carlos Borromeo, un edificio emblemático de la ciudad.

Esta obra se enmarca en lo que es un plan de mejora del patrimonio histórico de Bolívar, que desde la gestión del Intendente Bucca se ha venido llevando a cabo con el Cine Avenida, el Natatorio Municipal, el Centro Cívico, entre otros.

“Cuando el Obispo, el 14 de diciembre me anunció que venía a Bolívar de Cura, me mandó con una sola recomendación, que tenía que restaurar la Iglesia”, relató el Padre Mauricio. “Este es uno de los edificios más importantes de nuestra ciudad, uno de los más antiguos, y por eso creo que amerita el compromiso de toda la comunidad, y no solo de los que venimos a misa los domingos”, sostuvo el sacerdote.

El Intendente aseguró que “siempre estuvo en nuestro interés la posibilidad de encarar este desafío de poner en valor este edificio histórico que es patrimonio de toda la comunidad de Bolívar”.

“Cuando llegué al municipio, tenía 32 años, en 2011, y había muchas cosas nuevas por hacer y muchas cosas viejas por restaurar, que eran parte de la historia de nuestra ciudad, como el propio Palacio Municipal, el Cine Avenida, el Natatorio Municipal, el Cementerio, todas obras de los años 1940”, sostuvo Bucca. La iglesia “es mucho más vieja aún, está próxima a cumplir cien años”, afirmó.

Bucca anunció que “hoy podemos confirmar que vamos a estar destinando un presupuesto importante para poder comenzar a encarar esta obra, que es una necesidad para la comunidad, para todos los bolivarenses y la queremos hacer con total seriedad”.

También destacó el trabajo de Miriam Muñoyerro que “ha hecho un relevamiento importante del edificio y el trabajo que ha hecho Lucas Ezcurra. Para nosotros es muy importante trabajar en conjunto con la Iglesia, no sólo en este proyecto sino en todos los proyectos que desarrollamos”, sostuvo el mandatario.

Lucas Ezcurra indicó que se hizo «un relevamiento del estado del edificio y decidimos encarar la parte estructural, que es fundamental. Como primera instancia la reparación de todo el techo, que son más de 700mts2 de tejas, que se van a reemplazar por tejas nuevas y vamos a cambiar todos el sistema de desagües pluviales”.

La segunda instancia que describió Ezcurra involucra “el recambio completo del piso, que también está deteriorado, por uno de granito, de más calidad y que quede más homogéneo con lo que se ha construido en el altar. Seguidamente vamos a arreglar todos los revoques y hacer un hidrolavado del frente y de todo el volumen central del edificio: Con estos pocos ítems estamos atacando todos los problemas estructurales en esta primera etapa”, sostuvo. En una segunda etapa sería necesario un trabajo de pintura, iluminación, recuperación de vitró y mejoras del sonido.

“Lo estamos encarando con toda la responsabilidad de saber que es una obra de una intervención que esperemos que dure, que trascienda nuestra gestión y hasta nuestra propia vida”, afirmó Ezcurra.

Se hizo ya una licitación pública y a partir del momento en que se otorgue, en un término de un mes aproximadamente, se comenzará a ejecutar. La obra tiene un plazo de tres meses.