La Cámara Federal de Mar del Plata resolvió a favor de una trabajadora, militante de La Cámpora, que fue despedida en irregulares circunstancias en 2016, cuando se desempeñaba en el Registro del Automotor Nro. 1 de Olavarría.
Mercedes Landivar es una trabajadora despedida en 2016 por el gobierno de Macri, cuando se desempeñaba en el Registro del Automotor Nro. 1 de Olavarría. Su historia llegó a la justicia, que cuatro años después resolvió finalmente en su favor.
Landivar fue echada en septiembre de 2016 mientras cumplía funciones como interventora. La llamaron por teléfono para avisarle que le habían roto la cerradura de la casa que estaba alquilando en esa localidad bonaerense. Y en paralelo, personas que respondían al Ministerio de Justicia de la Nación, le indicaron en ese entonces a sus empleados que se retiraran del lugar de trabajo porque el registro había quedado intervenido.
La damnificada recuerda que el accionar fue «sumamente violento, intimidatorio y sorpresivo». Landivar venía en ese entonces de cumplir cuatro años como coordinadora del Centro de Acceso a la Justicia, dependiente también del Ministerio de Justicia de Nación. «Por mi profesión y mi especialidad en derecho registral me ofrecieron hacerme cargo de ese lugar», recuerda sobre su llegada al registro.
Militante de La Cámpora, Mercedes no deja de preguntarse sobre cuántas explicaciones tiene que dar por ser partidaria de ese movimiento político. «Siempre se nos cuestionó y se nos cuestiona nuestra capacidad de gestión, nuestra honestidad y responsabilidad. Cuando los cargos son ocupados por los de La Cámpora es acomodo, cuando esos mismos cargos los ocupa otro espacio político no tienen ningún tipo de cuestionamiento social, mediático, ni judicial» expresó en un posteo por sus redes sociales tras conocer la sentencia judicial de la Cámara Federal de Mar del Plata.
«Por ser militante de este espacio me sacaron a la calle, violando mi intimidad, violando mi lugar de trabajo y en el que estaban mis cosas personales. Podrían haberme sacado de funciones y ocupado mi lugar de una manera correcta, transparente, y diciéndole la verdad a los vecinxs y a los medios…pero no lo hicieron», reclamó Landivar a continuación.
«Como me gusta hacer memoria lo hago recordando que eso fue una decisión exclusiva y absoluta de Juntos por el Cambio, quien por no tener el mínimo código, no avisó, calló, violó mi intimidad y propiedad, que en su momento estaba alquilando, como asimismo por esa decisión abrupta dejó en la calle a 12 empleados sin importarle nada», agregó en el texto en Facebook en el que da cuenta de la novedad judicial sobre su caso.