Unos 200 efectivos de Gendarmería e Infantería nacional avanzaron hoy en el desalojo de los trabajadores despedidos que ocuparon la planta de la multinacional Pepsico, en el partido de Vicente López, que cerró el 20 de junio.

Abogados de los trabajadores despedidos señalaron que hay “unos 15 detenidos, algunos de los cuales están heridos y no sabemos dónde están”, al tiempo que reclamaron conocer “quién es el jefe del operativo”.

Por su parte el fiscal Gastón Larramendi, quien pidió el desalojo de la planta de PepsiCo en el norte del Conurbano, afirmó hoy que «de ninguna manera» cuestiona «el reclamo gremial», pero enfatizó que «los derechos no son absolutos».
«De ninguna manera cuestionamos el reclamo gremial (de los trabajadores), es algo totalmente lícito, pero como todo, todos los derechos no son absolutos y donde termina un derecho empieza el otro. El derecho de reclamar, de huelga, no puede avasallar a todos los demás», dijo el funcionario judicial.

En diálogo con Radio El Mundo, Larramendi afirmó: «Si hay algo que nos interesa como Ministerio Público es la legalidad, no es perseguir por perseguir en sí mismo, pero hubo una intrusión ilegal» por parte de trabajadores.

Asimismo, se vivieron momentos de tensión además entre los trabajadores de prensa que se encontraban en el lugar, a quienes los efectivos no dejaban ingresar al predio ni filmar el desalojo, lo que fue denunciado por el diputado nacional del Frente de Izquierda, Nicolás del Caño.

 

Fuente:dib.com.ar