Tras dos horas de tensión, en las que el desalojo parecía inminente , la Policía Metropolitana se retiró del predio de Villa Lugano ocupado por cientos de familias.

El juez Gabriel Vega había dispuesto una orden para desocupar el predio. La medida debía ser llevada a cabo por la fuerza de la ciudad, aunque el magistrado solicitaba también la cooperación de las fuerzas federales.

Un efectivo de la Metropolitana leyó ante los ocupantes del predio la orden de desalojo. Sin embargo, antes de las 19, hora en que vencía la medida, los policías se retiraron del lugar.

Esta mañana, el secretario de Seguridad, Sergio Berni, había asegurado que ninguna fuerza nacional sería destinada al desalojo de los terrenos tomados.

«Le corresponde hacerlo a la Policía Metropolitana», sostuvo, en diálogo con radio La Red . «El gobierno de la ciudad es quien tiene que resolver», reiteró.

La toma ya lleva cuatro días, y los ocupantes aseguran que no se retirarán hasta que no se les ofrezca una solución habitacional..