vidal mapucheLa gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, visitó hoy una planta potabilizadora de la ciudad bonaerense de Nueve de Julio y luego recorrió la ciudad bonaerense de Los Toldos, en el partido de General Viamonte, donde se refirió al reclamo por la recuperación de fondos para la provincia y afirmó que «fue discriminada durante muchos años y no se alzaron las voces».

La Gobernadora estuvo en Los Toldos donde recorrió una muestra alusiva al Bicentenario realizada por alumnos de Jardines de Infantes en la plaza principal y luego visitó la Casa de la Comunidad Mapuche, junto al intendente de General Alvear, Franco Flexas, y al secretario de Medios provincial, Mariano Mohadeb.

Vidal dijo que se puso «como objetivo volver a cada una de los 135 ciudades de la Provincia para compartir experiencias. Ya es hora de integrarnos, de entendernos más, de estar más juntos para resolver los problemas».

Allí, al ser consultada por la prensa, insistió en su reclamo por la recuperación fondos para la provincia, indicó: «Fuimos discriminados, como provincia, muchos años, y no se alzaron las voces. Estamos pidiendo ante la justicia lo que nos corresponde. La plata no es de Mauricio Macri, ni de la gobernadora Vidal: es de los vecinos de la provincia y nuestra obligación es reclamarla para hacer más obras».

Previamente, Vidal estuvo en Nueve de Julio y recorrió una planta potabilizadora para el abatimiento de arsénico junto al intendente local, Mariano Barroso. La Gobernadora dijo allí a la prensa que «estamos muy tranquilos por saber que vamos en el camino correcto. Por ejemplo, me comprometí desde el 10 de diciembre a pelear contra las mafias, y lo estamos haciendo».

Luego advirtió que «si hay hechos intimidatorios o situaciones difíciles que tienen como objetivo que volvamos para atrás, no lo vamos a hacer».

«Por una vez, la Provincia se merece que no hagamos más improvisaciones, que no haya más parches. Estamos tomando todos los días decisiones para esto, como la reforma de la estructura policial, pagarles mejor a los policías y darles un chaleco a cada uno antes de fin de año, y distinguir entre los que hacen las cosas bien y los que hacen las cosas mal», prosiguió.

Respecto de su visita a Nueve de Julio, dijo que «cumplimos con la palabra de seguir viniendo. En pocos días esta planta va a estar funcionando en toda su capacidad y vamos a poder garantizarle a Nueve de Julio agua libre de arsénico. Me da mucha alegría darle esta tranquilidad a los vecinos: cuidar al otro es también cuidar el agua que los vecinos consumen».