vidal mesa mdwLa gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, aseguró hoy tener «la convicción» de que la Argentina va hacia «un lugar mucho mejor que el punto de partida» en diciembre del año pasado, «avanzando juntos» con «profunda esperanza» y «pensando en el otro».

Al inaugurar la edición 28º de la Semana Social de la Pastoral de la Iglesia, en la ciudad de Mar del Plata, Vidal señaló que «estamos dando una pelea difícil contra las mafias y el narcotráfico en todo el país», «no vamos a volver atrás, vamos a seguir avanzando aunque los resultados no lleguen rápido. Es difícil dar una respuesta mágica, de un día para el otro, pero empezamos el camino con un mensaje: no somos parte».

Además, dijo que «el verdadero camino es cuidar el trabajo de los que lo tienen e impulsar la obra pública para que otros lo tengan. El presidente y yo soñamos con un país mejor, con dar respuestas concretas».

«Estamos seguros de que podemos tener una Provincia mejor si pensamos en el otro. Tenemos la convicción de que vamos a un lugar mucho mejor que el punto de partida», prosiguió.

Vidal manifestó que «el bien común es un deber de todos los miembros de la sociedad, ninguno está exento. Como Estado, tenemos una responsabilidad primaria, indelegable, pero el bien común es de todos. Estoy convencida de que vamos a poder hacer muchos cambios por toda la gente que me tocó conocer en todos estos años en los que recorrí la provincia».

«En los lugares más difíciles, donde más dolor hay, es donde hay más capacidad de superación y esperanza. Es donde más resistencia y más fuerza encontré: personas que han atravesado mucho dolor, que no llegan a fin de mes, personas que no saben cómo van a sobrevivir al día siguiente, pero no se rinden. Si ellos no se rinden, ¿cómo nos vamos a rendir nosotros? Si ellos no bajan los brazos, ¿cómo vamos a bajarlos nosotros?», se preguntó.

Según la gobernadora, «tenemos que avanzar juntos. Es importante que recemos por la Provincia y por la Argentina», con «una profunda esperanza que me transmite la gente, que se transmite con las acciones que hicimos desde diciembre para acá».

La gobernadora añadió que «nos duele mucho la herencia que recibimos. Tenemos la obligación de decir la verdad. Nuestros problemas no empezaron el 10 de diciembre. Estamos en un momento de transición, venimos de 700 por ciento de inflación, de cinco años sin creación de empleo genuino, que encontramos un estado nacional en default y un estado provincial quebrado».

Previo al acto de inauguración, la gobernadora participó en la ciudad de una recorrida por las instalaciones del diario La Capital con motivo de su 111° Aniversario, para luego terminar su visita a Mar del Plata en una reunión con el gabinete del intendente local, Carlos Fernando Arroyo.