La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, aseguró hoy que la reforma de los tribunales provinciales que impulsa apunta a lograr «una Justicia despolitizada, transparente, que llegue a tiempo y que ponga en el centro a la víctima, no al victimario».
Vidal envió a la Legislatura bonaerense tres proyectos de ley que comprenden la «Reforma integral de la Justicia de la provincia de Buenos Aires»: uno correspondiente al procedimiento laboral, otro referente al Código Procesal Penal orientado a la víctima y el restante sobre la reforma de selección de magistrados.

Estas iniciativas se suman a otras dos ya presentadas como la creación del mapa judicial y la modificación al procedimiento del Jury de enjuiciamiento de magistrados.

Con este envío el gobierno bonaerense busca una nueva Ley de Procedimiento Laboral, la actual data de 1995, y de esta forma buscará tener juicios más rápidos y menos costosos, ya que las causas estarán a cargo de un juez y no
de tres, como hasta ahora.

«Hace dos años asumimos con el compromiso de cambiar, y no había cambio posible si no cambiábamos las reglas de juego de la política y de la forma de funcionamiento de esta Provincia durante más de 28 años», sostuvo Vidal.

Y agregó: «no había cambio posible si no enfrentábamos a las mafias, al narcotráfico y la corrupción adentro y afuera del Estado».

En ese sentido, la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, afirmó que el Estado no puede mirar «para otro lado cuando todavía en el plano de la Justicia siguen pasando cosas injustas», y sostuvo: «tenemos jueces y fiscales que llegaron a esos lugares por influencia política o judicial y no por su propio mérito».

Tras lo cual, Vidal llamó a construir «una justicia despolitizada, transparente, que llegue a tiempo y que ponga en el centro a la víctima y no al victimario».

Vidal hizo estas declaraciones durante el anuncio de la Reforma Integral del Sistema de Justicia que se desarrolló en la Casa de Gobierno provincial en La Plata.

Acompañaron a la gobernadora el ministro de Justicia, Gustavo Ferrari, y familiares de víctimas como Matías Bagnato, Carolina Píparo, Jimena Aduriz, María Luján Rey, Karina Massa, Raquel Berthi y Patricia Rodríguez.

La mandataria resaltó que la Reforma Integral del Sistema de Justicia presentada hoy «fue hecha en conjunto con la Corte Suprema de Justicia de la Provincia, con la Procuración, el Colegio de Abogados, la Asociación de Magistrados, incluso con legisladores de distintas fuerzas» y dijo que «es el resultado de un diálogo. Esperamos que la Legislatura le de la prioridad que se merece, que haga los tratamientos en comisión que hagan falta y un rápido tratamiento y sanción».

El debate formal en la Legislatura comenzó con el proyecto de Ley que modifica el sistema de Enjuiciamiento de
Magistrados.

La idea esbozada por quienes impulsan la iniciativa es acortar los plazos del juicio, apartar rápidamente a quienes no estén cumpliendo correctamente sus funciones, y también «evitar que los procesos sean utilizados como una herramienta de presión política a los jueces y fiscales».

Actualmente, los juicios a magistrados son iniciados y resueltos por una Comisión, encabezada por el Presidente de la Suprema Corte. Pero dado que la Presidencia de la Corte rota cada un año y cada Presidente que inicia un juicio no tiene la obligación de terminarlo, los juicios se traban. A partir de ahora, el Presidente que inicie el proceso tendrá el deber de finalizarlo.

Este proyecto, en la Cámara de origen –la Cámara de Diputados-, podría obtener dictamen favorable de una reunión conjunta de las comisiones de Asuntos Constitucionales y Justicia y la de Legislación General, presididas, respectivamente, por el diputado oficialista Santiago Nardelli y la camporista Rocío Giaccone para así ser considerada en el recinto el próximo 26 del corriente.

Fuente: Noticias Argentinas