Por octavo mes consecutivo, la balanza comercial arrojó un resultado superavitario en abril, en esta oportunidad de USD 1.131 millones, según el reporte semana publicado por el Banco Ciudad.

Este dato vuelve a expresar un fuerte retroceso de las importaciones, que continuaron cayendo por el ajuste en la paridad cambiaria y la menor actividad económica.

Por otro lado, las ventas externas revirtieron la caída de marzo, impulsadas por la variación positiva en las cantidades exportadas (+10,3%) que superó la reversión de los precios de los commodities. Así, las exportaciones totalizaron USD 5.305 millones, registrando un aumento de 1,7% interanual (i.a.), al tiempo que las importaciones alcanzaron los USD 4.174 millones, presentando una caída de 31,6% i.a. Al cierre del primer cuatrimestre del año, las exportaciones llegaron a USD 19.491 millones, en tanto que las compras al exterior totalizaron USD 16.345 millones.

De esta forma, el saldo comercial acumula un superávit de USD 3.146 millones en lo que va del año, revirtiendo el saldo negativo de USD 3.260 millones de igual período de 2018.

El crecimiento de las ventas externas se explica casi en su totalidad por la recuperación de las ventas del agro. Si bien el incremento de las exportaciones (1,7%) parece bajo, fue impulsado por un aumento de 18,8% en las exportaciones de productos primarios (la suba más alta del año), resultado de una mejora del 29,5% en cantidades, que se vio opacada por la caída vía precios (-8,2%). En particular, el precio de la soja ha pasado a situarse en niveles históricamente bajos, y en abril marcaba una caída de 15% interanual. En cuanto al resto de los rubros, la principal contracción se observó en los despachos de Manufacturas de Origen Agropecuario (-5,6%), principalmente por la caída en las ventas de harina, pellets y aceite de soja, resultado del mencionado descenso en el precio de la soja y sus derivados.

Le siguió en importancia el retroceso en las exportaciones de Manufacturas de Origen Industrial (MOI), que fue del 2,3%, mostrando una caída tanto vía precios como en cantidades vendidas. El resultado negativo en las exportaciones MOI de abril se explicó por menores ventas externas de vehículos automotores (MOI sin autos registró un  crecimiento de 3,5%). Por otro lado, las ventas de Combustibles y energía mostraron un crecimiento de 5,8%, que respondió fundamentalmente a mayores ingresos por la venta de petróleo, seguido por combustibles y lubricantes (para buques y aeronaves).

Las compras al exterior continúan disminuyendo en todos los usos económicos, tanto en precios como en cantidades (a excepción de los precios de los vehículos). La principal caída se observa en los despachos de Vehículos Automotores (- 69,7%), la cual fue suavizada por la variación de los precios (10,7%) que restó impulso a la caída en cantidades (-72,6%).