Se trata de Daniel Amoroso, quien ha sabido gambetear por el sindicalismo, la política y el fútbol argentino. Recientemente se convirtió en presidente del Real Pilar F.C.  ¿Qué hay detrás de su nueva conquista?

El club de fútbol Real Pilar afiliado a la AFA que juega en la Primera C del ascenso fue creado en febrero del 2017. Cuatro años después renovó su Comisión Directiva coronando al sindicalista Daniel Amoroso como presidente. El recambio generó ruido y sospechas en el cuerpo de socios, además de motivar la presentación de una denuncia formal en la justicia.

El club pilarense se vio envuelto en una situación irregular luego de que Amoroso tomó la conducción de “El Monarca”, por desición de la asamblea directiva que se reunió en marzo sin convocar a la masa societaria, en el marco de un proceso que fue denunciado por  estar “viciado de anomalías”. El resultado de la jugada permitió que el sindicalista junto a su gente de confianza comanden el club.

Los socios fundadores realizaron una denuncia para poner de manifiesto que la designación de Amoroso y de las  nuevas autoridades es el resultado de una maniobra “irregular y fraudulenta”. Detrás de esta historia de juego, poder y azar se esconden acciones “sospechosas” como por ejemplo, la que denunció uno de los socios fundadores del club deportivo, Gustavo Fontana, donde cuenta que se dieron de baja alrededor de 500 socios y se agregaron nuevos. La fecha de ingreso de algunos de esos socios fue modificada para lograr que “tengan de alguna forma la antigüedad necesaria para conformar la lista” de Amoroso, declara.

Otro de los ilícitos cuestionado por los socios es que dos miembros de la comisión directiva anterior “figuran como que estuvieron presentes en la asamblea cuando en verdad eso no sucedió, no solo no fueron convocados sino que no estuvieron”, afirman. Principalmente para los socios fundadores esta situación genera “bronca” porque pusieron “mucha ilusión en este proyecto, en el sentido de que era un club atractivo para Pilar porque tiene 400 mil habitantes y no tiene ningún club directamente relacionado a AFA, y esta fue una gran oportunidad”.

Luego de la denuncia, el pasado domingo mientras Real Pilar jugaba de visitante, se realizó un allanamiento en la sede del Club con la finalidad de buscar actas, computadoras y demás pruebas incriminatorias. Como era de esperar -comenta Fontana- “no se encontró nada, por eso solicitamos a los miembros de la comisión directiva que se encuentra ilegítimamente actuando, que traigan (aporten) todos los elementos. Tenemos parcialmente copias que marcan errores bastante groseros, pero teniendo los libros (de actas) saldrá a la vista una mayor cantidad de errores”.

La irregularidad en el acto de renovación de la dirigencia del Real Pilar comenzó cuando la gente de la lista de Amoroso “no convocó a la masa societaria y estableció una asamblea para el cambio de autoridades. Todo eso no existió y va en contra del estatuto”, señala uno de los socios fundadores del club pilarense.

Hasta la llegada del sindicalista a la comisión directiva, el club llevaba jugados 108 partidos desde su creación y fue el empresario César Mansilla quien se desempeñó como máxima autoridad hasta el mes de marzo último. “Daniel Amoroso era socio y participaba de alguna manera de las decisiones junto a Mansilla. Esto fue de un día para el otro. Ese fue mi enojo, porque no tuve una relación mala con él”, señala Fontana.

“Lo llamativo es que toda la lista de Amoroso está integrada por personas que no pertenecen a Pilar. Evidentemente hay una irregularidad. Ahora la Justicia dictaminará. Nosotros queremos elecciones libres y que al club le vaya bien”, concluye uno de los principales colaboradores del Real Pilar desde sus inicios.