Los resultados publicados que arroja el Indicador Sintético de Actividad de la Construcción (ISAC-INDEC) muestran una recuperación de esa actividad de más del 4%, respecto del trimestre previo.

Los datos están contenidos en el informe económico semanal que publica el Banco Ciudad de Buenos Aires y que muestra que, si bien la construcción experimentó en marzo un retroceso de 3,5% mensual (-12,3% interanual), de todas formas muestra una suba de 4,4% en el primer trimestre en comparación con el trimestre previo.

Entre las razones de esta mejora se observa, por un lado, un mayor dinamismo de la obra pública en los tres niveles de gobierno, al tiempo que la caída de los costos de la construcción en dólares tendió a reactivar obras privadas. Al mes de abril, el costo del metro cuadrado a construir alcanzó un retroceso de 30% interanual, situándose en 568 dólares, ubicándose en torno a sus mínimos de los últimos cuatro años.

El informe de la entidad pública considera que lo sucedido en la actividad financiera durante la primera semana de mayo, puede ser visto como un primer test de las ventajas del nuevo diseño de política cambiaria para enfrentar escenarios de incertidumbre, en un contexto en el que la volatilidad del tipo de cambio torna más difícil reencausar el proceso de desinflación y tiene un impacto también en términos de actividad económica, tal como reflejaron los datos de industria y construcción del mes de marzo.

Cuanto más se extienda la estabilidad cambiaria antes de encararse la recta final electoral, mejores noticias para la dinámica inflacionaria y de la actividad agregada en el corto plazo.