Esto surge de la reunión de gabinete que encabezó la gobernadora este miércoles, y donde el único tema fue el conflicto en educación. Se volvió a hablar de “paro político”.

Este miércoles, un día antes de la segunda reunión de paritaria docente, la gobernadora, María Eugenia Vidal, comandó una reunión de gabinete donde el único tema abordado fue este conflicto, que amenaza con retrasar el inicio de clases.

Según detalle Letra P, la intención del gobierno es insistir con la propuesta original, presentada en la primera reunión paritaria el pasado 6 de febrero, y donde se proponía un aumento del 18 por ciento, escalonado en cuatro cuotas y con una clausula gatillo que ajusta la inflación si supera este porcentaje.

La propuesta había sido rechazada por la totalidad de los gremios docentes, por lo que esta idea deja en evidencia la posibilidad de medidas de fuerza por parte de este sector.

De hecho, así lo habían anticipado los gremios nucleados en el Frente Gremial Docente (Suteba, Feb, Amet, Sadop y UDA) , y la Unión de Docentes de la Provincia de Buenos Aires (Udocba).

«Las clases dependen del Gobierno, si sigue con la lógica del ajuste y quiere bajar salarios al 18% va a ser complejo, si prioriza la educación será otro tema» había advertido Roberto Baradel, titular del Sindicato Único de Trabajadores de la Educación de la Provincia de Buenos Aires (Suteba).

Y había dejado claro que «primero queremos una recomposición del 8 o el 10 por ciento y luego pediremos un piso del 25 % para 2017”.

En la reunión que se desarrolló este miércoles, en la Casa de Gobierno, en La Plata, el titular de educación Alejandro Finocchiaro, se encargó de dar detalles de la oferta salarial presentada en primera instancia a los docentes.

Esta lógica es la que se podría repetir el próximo jueves, en el encuentro con los gremios de la educación.