El jefe de la Policía bonaerense, Fabián Perroni, negó hoy que los refuerzos de efectivos que envían a los diferentes municipios estén relacionados con el color político del intendente a cargo, tal como dejaron trascender en los últimos días algunos jefes comunales.
En ese marco, puso como ejemplo a Lomas de Zamora, donde funciona la feria La Salada, que pese a ser gobernada por el justicialista Martín Insaurralde, «hace tiempo que tiene muchísimo personal».
«Los refuerzos se administran de acuerdo a los requerimientos que hay en cada zona y a partir de los eventos delictivos o situaciones que hay que controlar específicamente. Hay zonas que son más complicadas como el conurbano, que requieren mayor presencia policial. Pero eso se hace sin distinción de color político», afirmó.

En declaraciones a radio El Mundo, Perroni se refirió a la situación en la feria La Salada, que fue allanada esta semana y donde se desmontaron cientos de puestos ilegales que funcionaban en las calles adyacentes, y si bien admitió que el lugar tenía «su forma de cuidarse», negó que la Provincia no hubiera dispuesto refuerzos policiales.
«Si hay un lugar que hace tiempo que tiene muchísimo personal es Lomas de Zamora, porque así lo requiere la situación. La Salada es un lugar donde concurre muchísima gente y merece que haya una atención especial», resaltó.
El Comisario general explicó que tras el desmantelamiento de los puestos de venta, el objetivo de la Policía es evitar que los feriantes vuelvan a ocupar la calle en los alrededores de la feria.
Además, valoró el trabajo realizado por la Policía bonaerense al afirmar que se evitaron las «fricciones» con la gente gracias a la «planificación» con que se llevó adelante el operativo.

 

Fuente: (DyN)