El jefe de Gabinete, Marcos Peña, afirmó esta mañana que el Gobierno nacional respalda «plenamente» al titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, quien es investigado en Brasil por presuntamente haber recibido 850.000 dólares en coimas de parte de empresas vinculadas al escándalo del Lava Jato.

«Respaldamos plenamente a Gustavo Arribas en su tarea y en su trabajo en la AFI», sostuvo Peña, durante una conferencia de prensa que ofreció al finalizar una reunión de Gabinete ampliada que encabezó el presidente Mauricio Macri en el Centro Cultural Kirchner.

El funcionario consideró que en la denuncia «no hay nada nuevo» y confirmó que desde la Casa Rosada se comunicaron con el Gobierno brasileño, el que «no estaba al tanto» del esta nueva denuncia.

«Todo se basa nuevamente en la denuncia de esta persona (Leonardo) Meirelles que ya ha sido demandado por Arribas por mentiroso», enfatizó.

Peña, afirmó que «no hay nada nuevo», aunque admitió que se pidieron nuevos «elementos», tras aclarar que esta situación surge de «un policía de San Pablo», y manifestó que eso no tiene que ver con la «Policía Federal Brasileña» como «institución».

Seguidamente dijo: «pido cierta prudencia» y de inmediato ratificó que desde el gobierno argentino respalda «a Arribas en su tarea», tras considerar que «no hay denuncia» contra él al remarcar el compromiso que se tiene con la «transparencia» y la «colaboración» con la Justicia.

Asimismo, indicó que sobre Arribas hay «una causa cerrada en Argentina», tras remarcar que esta nueva situación surge de un caso vinculado con una empresa de recolección de residuos y no a Odebrecht.

Por otra parte, en el marco de los casos de supuesta corrupción, al ser consultado sobre José Gómez Centurión, quien fue alejado de la Aduana por decisión de Macri, y designado como vicepresidente del Banco Nación, elogió su tarea al sostener que el «tiempo demostró que las denuncias carecían de veracidad».

El funcionario habló en estos términos al ser consultado sobre la denuncia del artículo del medio brasileño Estadao, según el cual Arribas habría cobrado la coima en el marco de un esquema de lavado de dinero, sociedades «pantalla» y transferencias offshore.

Se trata de la denominada «Operaçao Descarte», que investigó a la empresa a cargo de la recolección de residuos en San Pablo, «Consorcio Soma», que recurrió a una operatoria de facturas truchas para generar fondos negros y transferir dinero a los destinatarios finales.

«Según el delegado de la Policía Federal Victor Hugo Rodrigues Alves Ferreira, el Soma entraba en contacto con las empresas fantasmas para emitir notas fiscales simulando la venta de mercancías -detergentes, sacos de basura- para el consorcio».

Fuente: Noticias Argentinas