vidal1

La fecha que manejan es el 30 de noviembre. Avanza el diálogo con un sector del peronismo y no esperarían la propuesta conjunta de los intendentes opositores.

El oficialismo esquiva las señales de unidad que muestra el peronismo en medio de la discusión presupuestaria con los intendentes como estandarte y descuenta que la ley de leyes se terminará aprobando antes de fin de mes: puntualmente el jueves 30 de noviembre.

Así se lo hicieron saber a Letra P, algunos legisladores y legisladoras oficialistas. Además, fuentes del círculo de la gobernadora María Eugenia Vidal, que también siguen de cerca el día a día del proyecto, informaron que no tienen agendadas reuniones con los intendentes opositores. Los jefes comunales del peronismo acordaron entre ellos la concreción de una mesa de representación presupuestaria con tres intendentes de la Primera sección electoral, tres de la Tercera, uno por el resto de las regiones y un integrante de cada bloque tanto en Diputados como en el Senado para armar una contrapropuesta destinada al Ejecutivo y a partir negociar el acompañamiento de los artículos que piden autorización de deuda.

En algo coinciden los intendentes del peronismo: en darle “la herramienta de gobernabilidad” a Vidal; es decir en votar el Presupuesto. Así lo hizo saber la intendenta de La Matanza, Verónica Magario este miércoles y también su par de San Martín, Gabriel Katopodis. Pero todos coinciden en que el nivel de deuda que pide el Ejecutivo es elevado.

Pero en el oficialismo descartan esta posición intendentista al decir que no están esperando nada de los jefes comunales porque “no tienen demasiada incidencia en los legisladores”. Esta semana -de reuniones entre diputados, senadores y jefes comunales- un legislador peronista también ahondó en esta idea. Consultado por Letra P aseguró que “los que votamos o no somos nosotros. Los intendentes tendrán sus intereses”.

“El endeudamiento no va a bajar de los 60 mil millones de pesos, que es lo que nosotros necesitamos para seguir invirtiendo en obra pública para que las soluciones lleguen a la gente”, explica un diputado de Cambiemos. Si se llega a tomar toda la deuda que requiere el proyecto que actualmente está en el Senado, ese número podría llegar a más de 93 mil millones. Por eso, ya plantean 60 mil como una cifra de acuerdo.

A la noche de este jueves las conversaciones avanzaron. “El diálogo se está profundizando con algunos sectores del peronismo”, dice uno de los negociadores de Vidal, que da por descontando el rechazo tanto en el Senado como en Diputados de los bloques del Frente para la Victoria (cristinismo), pero no descarta un acompañamiento –o ausencias- de los otros bloques peronistas para llegar al número necesario que permita aprobar el endeudamiento.

Hay mucho en juego en la negociación. En Diputados por ejemplo está el recambio de autoridades. El diputado por Cambiemos, Manuel Mosca, será el próximo presidente de la Cámara y el massista Ramiro Gutiérrez ocupará su lugar en la vicepresidencia. Sin embargo para que eso suceda deberán renunciar el resto de las autoridades y que se vuelvan a votar a todos de nuevo. Pero eso pasará si antes “hay un acuerdo que nos incluya a todos”. Así se lo dijo un diputado del peronismo a este medio. Caso contrario ni los diputados Marcelo Feliú (bloque FpV-PJ) ni Patricia Cubría (bloque Peronismo para la Victoria), dejarán sus cargo -vicepresidente primero y tercera, repsectivamente- y así el legislador randazzista del bloque que preside Walter Abarca, llegaría a la vicepresidencia de la Cámara para ser parte del mecanismo de la doble firma.

FUENTE: LETRA P