El presidente Mauricio Macri aseguró hoy que por las obras puestas en marcha se está «batiendo récords de trabajadores de la UOCRA en actividad», al recorrer la construcción del segundo emisario del Arroyo Vega.

«Esto es lo que necesita la Argentina, muchas obras en marcha, que empiecen y terminen en las fechas prometidas y que den trabajo», afirmó el Jefe de Estado, durante la visita al obrador junto al Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodriguez Larreta.

Macri aseguró que el gobierno está «batiendo récords de trabajadores de la UOCRA en actividad» al visitar la construcción del segundo emisario del Arroyo Vega, ubicado en la Costanera Norte porteña.

«Cuando las obras empiezan a tomar dinámica y fuerza, es un momento que nos estimula y gratifica a aquellos que tenemos un compromiso por el hacer», indicó el mandatario.

El primer mandatario presenció junto a Rodríguez Larreta la bajada de la tuneladora de 120 metros de largo que iniciarán los trabajos de perforación desde la Costanera que beneficiará a más de 315 mil vecinos de los barrios de Agronomía, Parque Chas, Villa Ortúzar, Colegiales y Belgrano, según se informó.

El ducto duplicará la capacidad de conducción de agua, que pasará de 48 a 81 milímetros de lluvia intensa en dos horas, y contribuirá de esa manera a evitar el riesgo de inundaciones cada vez que la ciudad sufra un temporal de magnitud, se informó.

Macri, en otro pasaje de su discurso, indicó que gracias a estas obras pronto la lluvia sólo será «un hecho más en la vida diaria de cada uno» de los porteños y «no el drama que era hasta hace pocos años, cuando nos agarró la primera inundación en Pacífico».

De la visita, participaron además el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, y el ministro de Desarrollo Urbano y Transporte de la Ciudad, Franco Moccia.

Desde allí, el Jefe de Estado indicó que «todas esas inundaciones que hoy quedaron en el pasado en la ciudad de Buenos Aires significaban la pérdida de una vida de trabajo, de ahorro para mucha gente y para los comercios».

En ese contexto, remarcó la importancia de tomar conciencia sobre las consecuencias del cambio climático luego de que durante décadas «el mundo entero no cuidó el medio ambiente».

«Por suerte, hemos decidido tener una actitud y una cooperación conjunta de todos para cuidar el medio ambiente porque esto que pasa en Buenos Aires, le pasa a los pampeanos, a los entrerrianos y a los cordobeses», afirmó Macri.

Además, sostuvo que «por eso estamos haciendo obras por todo el país para tratar de mitigar los efectos de las inundaciones».

Por su parte, Larreta destacó que hace cinco años que la ciudad de Buenos Aires no sufre «una inundación significativa» y consideró que el plan de obras hídricas que puso en marcha la administración porteña ha significado «un gran beneficio para mucha gente que antes no dormía cuando llovía, en especial en la zona de Cabildo y Blanco Encalada», en el barrio de Belgrano.

El nuevo emisario del arroyo Vega tendrá 8,4 kilómetros de extensión. La tuneladora va a comenzar a excavar desde la Costanera Norte y recorrerá a 20 metros de profundidad la traza de la calle La Pampa hasta Victorica, en Parque Chas.

En ese punto, el túnel se va a conectar con otro tramo que realizará otra máquina y que irá por abajo de la calle Nueva York hasta Helguera.

A medida que la máquina avance abriéndose paso en el subsuelo, se van a ir colocando las paredes del túnel con anillos integrados cada uno por seis dovelas que irán conformando la estructura de un arco de hormigón de 25 centímetros de espesor.

El túnel pasará por debajo de las líneas D y B del subte y el río subterráneo de AySA hasta llegar a la calle Victorica, donde se va a conectar con el segundo túnel.

Una vez finalizado el segundo emisario se construirán los ramales secundarios bajo las calles Donado, Elcano, Victorica, Alvarez Thomas, Balbín, Constituyentes, Delgado, Freire, Lugones, Roseti, Sucre y Tronador.

Fuente: Noticias Argentinas