jura

A diferencia de todas las anteriores puestas en funciones de sus principales colaboradores, la gobernadora decidió que esta vez no hubiera ceremonia. El apoyo a De la Torre que no pudo ser.

Luego de la reestructuración del gabinete propuesta por la gobernadora María Eugenia Vidal y aprobada por la Legislatura semanas atrás, los cambios ya están instrumentados, aunque, a diferencia de como había sido hasta ahora, no hubo acto de jura de los nuevos ministros. Ni tampoco lo habrá. Cada uno de los nuevos titulares de área firmó ante la escribana pública la oficialización de su nueva tarea, en silencio.

Tanto Federico Salvai –Jefatura de Gabinete- como Roberto Gigante –Infraestructura- y Joaquín De la Torre –Gobierno- cumplen sus respectivas funciones desde la primera semana de diciembre. Fue Vidal quien lo confirmó en público precisamente el lunes pasado, cuando celebró en conferencia de prensa junto a los ministros Hernán Lacunza –Economía- y Marcelo Villegas –Trabajo- el acuerdo en paritarias con los trabajadores estatales para todo 2017.

Según chequeó Letra P con fuentes de las distintas carteras, ya todos los funcionarios están al frente de sus nuevos despachos.

Por ejemplo, Gigante protagoniza reuniones con intendentes y no hay mayores novedades en la estructura de su cartera, tras la partida de Edgardo Cenzón. Por ahora, lo que es públicamente conocido y que generó las críticas del kirchnerismo más duro: la novedad de Francisco Echarren –intendente de Castelli- a Vivienda.

Lo mismo está haciendo el ex jefe comunal de San Miguel, quien por el momento se está adaptando, conociendo la estructura y acomodándose, aunque esto último se hará efectivo por completo pasado el verano. En principio, iba a utilizar las oficinas cercanas a la de la gobernadora, en calle 6, pero ésas –las que ocupó Gigante- finalmente serán para Salvai, quien cede a De la Torre las que utilizó hasta el día de hoy.

Lo concreto es que todo fue en silencio, sin que se explicara oficialmente el motivo. “Ya eran todos ministros y lo siguen siendo, preferimos no hacer más ruido, ya está, ya pasó”, señalan en los pasillos de Gobernación para justificar la decisión de no realizar un acto formal de jura, como sí lo hicieron cada vez que un funcionario tuvo que asumir su cargo desde diciembre de 2015.

FUENTE LETRA P