El Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB) rechazó ayer  «categóricamente» la nueva oferta realizada por el Gobierno provincial y el próximo viernes anunciará si va al paro de cara al inicio del ciclo lectivo el 5 de marzo.

El nuevo ofrecimiento del Gobierno no varió el 15% en tres tramos ofrecido en las dos reuniones anteriores, así como tampoco el pago de hasta 6 mil pesos por presentismo, pero incluyó como novedad una «cláusula de revisión» salarial por inflación en octubre, que fue rechazada por los gremios.

Es que a diferencia de la cláusula gatillo, esta herramienta que ya fue utilizada en las paritarias 2016- no se aplica de manera automática e implica volver a sentarse a negociar.

En tanto, en el marco de una tensión creciente, los gremios consultarán a las bases en las distintas asambleas y órganos de decisión, y el viernes a última hora, anunciarán si inician las clases o no.

«La cláusula de revisión no funciona. Ya lo hemos vivido, y después se presenta un nuevo conflicto para reabrir la negociación, que recrudece porque las estimaciones de una parte no coinciden con las de la otra», sostuvo la presidenta de FEB, Mirta Petrocini a la salida de la reunión.

En la misma línea, el titular de Suteba, Roberto Baradel, señaló que los gremios habían adelantado que no aceptarían dicha cláusula porque «ya se firmó una y el Gobierno no la cumplió». Y consideró: «Tenemos que buscar una fórmula de actualización automática que no esté sujeta a la voluntad de las partes».

No obstante, desde el Gobierno insistieron en descartar la cláusula gatillo como parte de la negociación al señalar que «no es más que un instrumento», que «no hay que endiosar ni demonizar, sino que sirve depende el contexto».

Así lo manifestó el ministro de Economía, Hernán Lacunza, quien agregó que «la inflación va en descenso, por lo que las condiciones iniciales son diferentes a las del año pasado» y que en ese sentido, la cláusula gatillo se descarta porque «tiende a amplificar las tendencias inflacionarias».

En conferencia de prensa tras la reunión, Lacunza insistió en que la propuesta realizada es lo que el Gobierno «puede pagar» y le contestó a los gremios que esta semana aseguraron que la Provincia contaba con fondos para mejorar la oferta. «Como ministro de Economía me sentiría mucho más relajado si todos los que dicen que la Provincia tiene recursos adicionales me dijeran dónde están», señaló.

 

Fuente: dib.com.ar