«Es una irresponsabilidad que el Estado Nacional elimine la única política pública que contenía a los sectores más vulnerables de la población»; indicó.
«Aranguren, con la excusa de la concientización del ahorro de energía, elimina la tarifa social del gas, y millones de personas sufrirán otro duro golpe en su economía familiar», apuntó Lorenzino. Y agregó: «Tenemos que tener en cuenta que son los sectores más desprotegidos los más afectados; pedirle a ellos que «hagan beneficencia energética» es no entender el rol que tiene como funcionario público».
Ante este panorama el defensor bonaerense expresó que «esto afecta a los sectores más vulnerables que vienen resistiendo una seguidilla de tarifazos no sólo de servicios sino también de transporte, peajes; la situación va a ser critica, todavía no empezó el frió y ya nos acercaron facturas que pasaron de 500 a 2500, o de 700 a 3500 pesos».
Fuente: Defensoría del Pueblo de Buenos Aires