El Defensor del Pueblo bonaerense, Guido Lorenzino, se refirió de esta manera al anuncio del gobierno nacional para aplicar un sistema de pasaje multimodal en transportes públicos urbanos e interurbanos denominado “Red SUBE”. A su vez, pidió que se amplíe la cobertura de la tarifa social a otros grupos que actualmente se encuentran fuera del beneficio.

A partir de la tarifa integrada en transportes públicos anunciada esta mañana por el gobierno nacional, el Defensor del Pueblo, Guido Lorenzino, destacó la medida y explicó que “se trata de una mejora concreta para los pasajeros y un avance en materia de políticas públicas para el área metropolitana”. Además agregó que «beneficia a millones de usuarios, pero queremos que sea aún más inclusiva”, en referencia a un pedido del Organismo para ampliar la cobertura de la tarifa social.

“La tarifa integrada no sólo significa un descuento para quienes más utilizan el transporte público, sino que mejora la calidad de vida de quienes los usan a diario para desplazarse, además de generar un impacto positivo a nivel urbano y medioambiental”, explicó Lorenzino.

La medida —que establece beneficios económicos para quienes realicen una o más combinaciones en trenes, colectivos y subterráneo— fue reclamada por la Defensoría de la Provincia y la Defensoría de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), luego de un trabajo en conjunto que presentaron al Ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich.

En la propuesta de las Defensorías se estableció una franja horaria de 120 minutos para realizar las combinaciones y una escala de descuentos según la cantidad de transbordos, semejante a la del proyecto anunciado. Además, proponía la incorporación institucional de las Defensorías del Pueblo en la Agencia de Transporte Metropolitano.

En línea con el proyecto presentado, el Defensor provincial pidió que se evalúe la ampliación del beneficio de la tarifa social a trabajadores en relación de dependencia que perciban una remuneración menor o igual a dos salarios mínimos, vitales y móviles. También a monotributistas cuyo ingreso no supere en dos veces el salario mínimo.

Actualmente la tarifa social incluye a jubilados y pensionados que perciben el haber mínimo; beneficiarios de asignaciones, programas sociales y pensiones no contributivas; veteranos de Malvinas; personal del trabajo doméstico y monotributistas sociales.

“Creemos que es una buena medida, pero que puede mejorarse incluyendo a sectores sociales que no forman parte de los grupos contemplados en la tarifa social pero que igualmente tienen dificultades económicas”, indicó Lorenzino.

Fuente: Prensa Defensoría del Pueblo de Buenos Aires