El ministro de Economía bonaerense, Hernán Lacunza, aseguró hoy que la reforma tributaria prevista en el distrito para el año próximo implica una «devolución de 10 mil millones de pesos al sector privado, para que produzca y consuma».
«Lo que nos interesa es bajar los impuestos a la producción, y a la actividad, que genera inversión y empleo», subrayó el funcionario, que cuestionó la falta de actualización de impuestos durante el kirchnerismo, al que acusó de hacer «populismo tributario».
«La reforma tiene para la provincia un costo fiscal de 10 mil millones de pesos y para los privados eso es lo opuesto. La provincia está devolviendo a los particulares, productores y consumidores, 10 mil millones de pesos», dijo Lacunza a radio Mitre.

Según el ministro, «también se bajan todas las aduanas interiores. Hoy le cobrábamos a un cordobés cuatro veces más que a un bonaerense».
Ayer, el gobierno de María Eugenia Vidal presentó a la Legislatura su proyecto de ley de Presupuesto para 2018, con una baja en la carga impositiva a la producción, que se compensa con subas en otros impuestos, con el inmobiliario.
«Entiendo que el título de la reforma se lo lleve la suba del inmobiliario. Hay impuestos muy visibles, como el inmobiliario y hay otros que son muy invisibles, como ingresos brutos y sellos, que estamos bajando y son los que van carcomiendo la competitividad y el bienestar», sostuvo el ministro.
Lacunza remarcó que «el gobierno anterior estuvo 12 años sin aumentar el valor de las propiedades. Ahora lo que hicimos fue actualizar esto y bajar las alícuotas del inmobiliario para que el impuesto no sea tan alto. El porcentaje parece muy elevado, pero es sobre un monto menor. Para la mitad de los bonaerenses el aumento promedio del inmobiliario va a ser de 27 pesos por mes».

 

Fuente: Agencia de Diarios y Noticias (DyN)