La Defensoría del Pueblo presentó una guía práctica e interactiva para usar las aplicaciones educativas. Se trata de una herramienta que facilita el acceso a las apps recomendadas para continuar con el proceso pedagógico durante la cuarentena.

La guía fue desarrollada por el Observatorio de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del organismo bonaerense, y puede ser utilizada desde cualquier celular, Tablet o computadora para instalar las aplicaciones oficiales del Ministerio de Educación de la Nación, la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia y la Unión Europea.

El responsable del área y Defensor del Pueblo Adjunto, Walter Martello, explicó que la iniciativa surgió de resultados de distintos relevamientos realizados por la Defensoría. En ese marco, indicó que el último estudio, elaborado de forma conjunta con el Colegio Nacional de la Universidad Nacional de La Plata, afirmó que no todos los alumnos tienen acceso a internet, y que 1 de cada 10 que sí tenían el servicio manifestó dificultades a la hora de disponer del equipamiento necesario.

Por otro lado, varios encuestados marcaron la necesidad de mejorar la calidad del servicio de Internet en los barrios, y expresaron su preocupación debido a que el acceso al servicio de datos no es libre.

“Con esta guía, intentamos colaborar con docentes, estudiantes, padres y madres en este contexto tan particular que nos toca vivir por la pandemia del covid-19, teniendo muy presente la masividad que tiene la telefonía celular e Internet en nuestro país, y sabiendo que la calidad del servicio no siempre es la mejor. Por ello resulta fundamental hacer más eficiente los tiempos de navegación en la red”, señaló Martello.

El Defensor Adjunto también afirmó que el aprendizaje virtual no debe acrecentar las desigualdades existentes, y en ese sentido sostuvo: “Creemos que, producto de algunas decisiones adoptadas por el gobierno anterior, como fue el desmantelamiento del Plan Conectar Igualdad, hubo un retroceso en las políticas para reducir la brecha digital, que ahora se intenta revertir. Una de las claves de la acción estatal debe ser garantizar que los/as NNyA tengan un acceso adecuado, asequible y seguro a los dispositivos, así como asegurar que haya una buena conectividad”.

De esta forma, la educación por internet es una alternativa que presenta desafíos para quienes tienen acceso nulo o limitado de la tecnología. En este contexto, vale destacar que el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas estableció, en el año 2016, que el acceso a Internet es un derecho básico y afirmó “la importancia de que se aplique un enfoque basado en los derechos humanos para facilitar y ampliar el acceso a Internet”.