El Defensor del Pueblo bonaerense, Guido Lorenzino, presentó un protocolo para que los municipios de la Provincia puedan constatar la identidad y la habilitación de los profesionales de la salud que contratan para trabajar en los hospitales.

La medida tiene lugar luego de la situación que se vivió en Cañuelas, cuando dos presuntos profesionales del Hospital Ángel Marzetti fueron denunciados porque habrían ejercido la medicina sin el título correspondiente.

En este caso, por el que intervino la Defensoría, se constató falta de copias autenticadas de títulos habilitantes, como así también la documentación que acredita la identidad de los respectivos profesionales.

Por lo tanto, el protocolo apunta a acreditar la identidad e idoneidad de los médicos, y proponer y propiciar prácticas administrativas que garanticen a los habitantes de la Provincia la adecuada prestación del servicio público de salud en todos los distritos.

“Buscamos analizar las denuncias de usurpación de identidad de profesionales de la salud y evitar situaciones similares que puedan afectar el derecho a la salud de los bonaerenses, además de regular la prestación del servicio de la salud pública”, sostuvo Lorenzino.

El protocolo prevé, para los nuevos profesionales como para quienes tengan legajos vigentes, la verificación de la identidad de los postulantes y la solicitud de un certificado de antecedentes penales. A su vez, exige que toda documentación presentada en copia esté autenticada por las autoridades competentes.

En el caso de profesionales recibidos en el extranjero, el documento especifica que se deberá requerir la convalidación o reválida de los títulos habilitantes ante la secretaría de Políticas Universitarias del ministerio de Educación de la Nación.

Por otro lado, estipula la exigencia de que los profesionales de la salud se encuentren colegiados, además de requerirles una constancia de seguro de mala praxis.
Fuente: Defensoría del Pueblo