La Defensoría del Pueblo bonaerense pidió que se realice nuevamente el juicio por el femicidio de Lucía Pérez, al considerar que existió un mal desempeño de los magistrados que condenaron por venta de estupefacientes a los imputados pero que los absolvieron por abuso sexual y encubrimiento.

El organismo que conduce Guido Lorenzino reclamó que el proceso sea reeditado con instrucción complementaria de medidas de prueba, y que se designe un nuevo tribunal, teniendo en cuenta que el fallo demuestra la forma patriarcal de leer la escena del crimen, sin perspectiva de género, con discriminación hacia las mujeres y la persistencia de estereotipos sexistas.

Lucía Pérez fue asesinada en Mar del Plata en 2016. Alejandro Alberto Maciel, de 63 años, Matias Gabriel Farias, de 25 años, y Juan Pablo Offidani, de 45 años, fueron enjuiciados, pero el Tribunal Oral Criminal 1 condenó a los dos últimos sólo por venta de estupefacientes para comercialización en perjuicio de una menor de edad y en inmediaciones de un establecimiento educativo, y absolvió a Maciel por encubrimiento.

El 8 de octubre de 2016, Farías y Offidani llevaron a la casa del primero a Lucía Pérez con la finalidad de abusar sexualmente de ella sabiendo su condición de adicta. Farías le suministró drogas en grandes cantidades y la accedió carnalmente vía vaginal y anal de manera violenta, lesiones que se constataron en la autopsia.

En el fallo se investigó a la víctima como consumidora de drogas, promiscua, que faltaba al colegio, que compraba droga como y cuando quería, etc, por lo que tenía autodeterminación para tomar decisiones libremente. Ahora bien, cuando se investigó a los imputados, los jueces reclamaron el principio de reserva e intimidad, lo que marca un doble estándar de análisis.

Además, los jueces sostuvieron que hubo consentimiento por parte de Lucía para mantener relaciones sexuales, y que no hubo subordinación de ella hacia Farías, cuando este era mayor, proveedor de drogas en colegios y ella consumidora.

En su momento, cuando se conoció este veredicto, Lorenzino sostuvo que «el fallo no hizo Justicia», ya que consideró que «el tribunal tenía las pruebas a su alcance para condenar por femicidio a los imputados y no lo hizo».

A su vez, reiteró el acompañamiento a la familia de Lucía Pérez para revertir este fallo que lo único que genera es más impunidad y descreimiento hacia el sistema judicial.

Fuente: DIB