Ante la posibilidad de que los vecinos de las localidades de Hudson y Pereyra queden aislados porque el Tren Roca no se detendrá en estas estaciones, el Defensor del Pueblo, Guido Lorenzino, se reunió con concejales y referentes de las poblaciones afectadas y resolvió pedir una reunión con las autoridades del Ministerio de Transporte de la Nación. “Queremos retomar el vínculo con el Gobierno, y llevar adelante los reclamos que son de sentido común. En caso de no tener una respuesta satisfactoria, acudiremos a la vía judicial.”, sostuvo Lorenzino.

Los autos convocados piden que las estaciones, situadas en los 19 kilómetros que median entre Berazategui y City Bell, sean incluidas en el diagrama inicial del servicio eléctrico. Además, reclaman que las estaciones y los andenes estén en condiciones en un tiempo prudencial y advirtieron sobre los inconvenientes que generará que la Estación de City Bell quede como virtual terminal de ómnibus para los que viajan desde La Plata por esa vía y toman el tren allí.

Puntualmente los vecinos de Pereyra, destacaron que a metros de su estación, funciona una escuela con 1.200 alumnos – que quedaría virtualmente aislada – y piden a las autoridades que además se habilite un cruce peatonal seguro para que los chicos no corran peligro.

Estuvieron presentes en el encuentro, el Defensor del Pueblo Adjunto, Walter Martello; el coordinador del área de servicios públicos de la Defensoría, Jorge Ruesga; y la coordinadora de Delegaciones, María Eugenia Zamarreño. También, la dirigente del PJ platense Victoria Tolosa Paz; Teresa Razzari, en representación de la diputada provincial Valeria Amendolara; la concejal de UCR-Cambiemos, Florencia Rollie; vecinos autoconvocados de Hudson y Pereyra; integrantes de la ONG en defensa de Villa Elisa; y autoridades de la escuela María Teresa de Pereyra.