comercio

Las cantidades vendidas por los comercios minoristas bonaerenses en noviembre sufrieron una contracción del 7,8 por ciento interanual, mientras que en el acumulado de los primeros once meses del año la baja fue del 6,1 por ciento, con respecto al mismo período del año pasado.

Según indicó hoy la Federación Económica de Buenos Aires (FEBA), sobre la base de un informe realizado con datos propios y oficiales, se detectaron retrocesos interanuales en todos los rubros, aunque los sectores más perjudicados fueron Línea blanca y Electrónicos (-12,8 por ciento), Construcción (-11,1) y Textil (-9,7). Los descensos más leves se produjeron en el consumo de bienes más difíciles de sustituir, como alimentos y bebidas (-2,9 por ciento) y medicamentos (-3,3).

Por otro lado, en septiembre de 2016, las cantidades vendidas en los supermercados de los 24 partidos del Gran Buenos Aires sufrieron una caída interanual del 5,5 por ciento y experimentaron una retracción acumulada durante los primeros nueve meses del año del 7,2 por ciento interanual.

FEBA reportó, además, que el 71 por ciento de los locales bonaerenses disminuyó su volumen de ventas. Las principales razones que los encuestados reconocieron como responsables de la merma en el volumen de ventas de su negocio son el menor poder adquisitivo de la población (47 por ciento), la evolución de los precios (29 por ciento) y la venta ilegal o callejera (18 por ciento). En este sentido, mientras el 72 por ciento de los comercios relevados señaló que la rentabilidad de noviembre disminuyó respecto al mismo mes del año anterior, solo un 7 por ciento contestó que aumentó.

La expectativa de los comerciantes respecto a la evolución de la actividad comercial futura reflejó que el 66 por ciento piensa que sus ventas se mantendrán estables o disminuirán durante el próximo semestre, a la vez que un 34 por ciento tiene expectativas favorables.

FUENTE: DIB