El jefe comunal de Azul, José Inza fue interpelado por concejales de la oposición y ahora tendrá que dar explicaciones por las presuntas irregularidades en la tercerización del cobro de deudas municipales.

 Son horas complicadas para el mandatario kirchneristas de Azul, que a sólo once meses de asumir en el cargo deberá enfrentar una interpelación del Concejo Deliberante local. Este complicado contexto generó cambios en el gabinete y una reconfiguración de la gestión.

 Todo comenzó hace poco menos de dos semanas cuando el Frente Amplio Progresista (FAP) denunció al jefe comunal quien no tuvo mejor idea que salir apurado a rebatirlo en una conferencia de prensa acompañado de funcionarios que, algunos de ellos, nada tenían que ver con el asunto.

 En la oportunidad Inza se refirió a una “maniobra política” para desprestigiar a su gestión y aseguró que “desde lo legal… el trámite de la licitación es un procedimiento totalmente transparente” y se refirió sólo al cobro de tributos a grandes empresas asociadas a grupos económicos muy poderosos.

 Según relato del concejal del Frente Amplio Progresista de Azul, José Cordeviola, a radio provincia “esto surge por un llamado a licitación para la privatización o tercerización del cobro de deudas municipales” y contó que los dirigentes de la oposición se enteraron por los medios de este llamado, motivo por el cual “le solicitamos al intendente el pliego de bases y condiciones” por entender que “el servicio del cobro de deudas es potestad del Departamento Ejecutivo”.

 Lo cierto es que este martes 7 de noviembre en horas de la noche, el cuerpo de concejales aprobó finalmente la interpelación con toda la oposición alineada, dos ediles oficialistas ausentes y seis abstenciones por parte del propio bloque oficialista del Frente para la Victoria, que argumentaron su decisión en la falta de preguntas para el intendente.

 En una sesión extraodinaria solicitada por los bloques de la Unión Cívica Radical, varios ediles criticaron con fuerza el intento de Inza de tercerizar el cobro de tasas municipales, y para algunos medios locales, la iniciativa opositora sirvió también para dejar en claro la poca afinidad entre el bloque del FPV y el jefe comunal.

 “Lo que estamos haciendo es el contralor de la gestión municipal” explicó Cordeviola y rechazó una intencionalidad política como argumenta el jefe comunal.

 Y en este sentido el dirigente del Frente Amplio Progresista aclaró que “una interpelación no significa estar buscando la destitución de ningún intendente. Lo que se pretende es que el jefe comunal y sus funcionarios brinden las informaciones necesarias “para que esto quede debidamente aclarado”.

 Finalmente el edil advirtió que “si no hay conformidad se genera una comisión evaluadora que decidirá los pasos a seguir”.

Por el momento, y aunque el proceso de licitación quedó trunco la gestión de Inza atraviesa una crisis política que ya generó movimientos en el gabinete. Luego de que se aprobara la interpelación, el secretario de Economía y finanzas Néstor Riquelme presentó su renuncia al cargo y en su lugar el intendente designó con carácter interino al Secretario de Gobierno Héctor Ricardo Bolpe.