Ayer al mediodia, a pocos kilómetros de la ciudad, se produjo un voraz incendio de campos, cuyo foco se ubicó aproximadamente en el monte existente en la Ruta Provincial51, a1 kilómetrodel cruce con la 226, en dirección a Azul.

Rápidamente las llamas tomaron gran volumen, extendiéndose en forma paralela a la Ruta 3, para luego, impulsadas por el viento, pasar la cinta asfáltica y comenzar a tomar campos aproximadamente entre las calles General Paz y el camino viejo a Tandil, pasando el fuego a escasos metros por detrás de la estación de servicio ubicada a la altura de la calle Yrigoyen.

A las 16 horas finalmente el fuego logró ser controlado antes de cruzar el asfalto del camino que lleva a la ciudad serrana, aunque pasadas las 18 personal de bomberos local aun seguía en el lugar extinguiendo los últimos focos.

Varias viviendas de esa zona se vieron amenazadas por las llamas, e incluso bomberos y gente del lugar colaboró para sacar de una de las casas a un hombre mayor. Asimismo, personal dela Secretaríade Salud y Bienestar Social, encabezados por Mabel de los Santos y Olga Pomphile, procedieron a hacer un relevamiento a fin de establecer alguna posible necesidad de los habitantes del lugar.

Alertado el director de Control Urbano y Seguridad, Mauro Grandicelli, de inmediato puso en aviso a las distintas áreas de Salud y Obras Públicas del Municipio, como así también, y ante la magnitud del siniestro, solicitó colaboración de bomberos de localidades vecinas, quienes a los pocos minutos estuvieron asistiendo a los efectivos locales.

Poco antes de las 14, el intendente José Inza, con prácticamente todo su equipo de funcionarios, se hizo presente en el camino viejo a Tandil, a200 metrosde la Ruta 3, que a esa hora era el epicentro del incendio. En ese mismo lugar permanecía estacionada una ambulancia del Hospital Pintos, aunque afortunadamente sus servicios no debieron ser utilizados.

Allí, el jefe comunal fue informado por el personal policial a cargo del operativo, encabezado por el Jefe dela Departamental Azul, comisario Gustavo Carreiras, sobre la situación del siniestro, que en el momento de mayor intensidad casi llegó a desbordar a quienes intentaban apagarlo, incluyéndose allí hasta vecinos del lugar, que balde en mano también colaboraron. Antes de esto, Inza había puesto en alerta a Defensa Civil, aunque la prontitud con que se procedió en el lugar del hecho, llevó a que esto fuera luego desactivado.

Por otra parte, también se hizo presente en el lugar con equipo sanitario y ambulancias, personal dela GuarniciónMilitarAzul, que permaneció en el lugar hasta caída la tarde.

El rápido accionar de bomberos y policías, con la inestimable colaboración del personal municipal que concurrió al lugar con la totalidad de los camiones regadores y equipo vial pesado disponible, hizo que finalmente el fuego pudiera ser controlado, dejando minimizado gracias a su ardua labor, lo que pudo haber sido una catástrofe de magnitud.

Sin dudas que la sequía que afecta a la zona colaboró para la expansión del siniestro, como también es posible que el fuego haya resultado de algún descuido humano, dado el lugar en donde se inició el foco. De allí que se le solicita a la gente el mayor de los cuidados.

Especial agradecimiento del Intendente

José Inza expresa sus más fervientes felicitaciones y agradecimiento, a quienes no titubearon un instante, aun a riesgo de su propio físico, en colaborar para sofocar el incendio de campos.

A los bomberos de Azul, Cacharí, Tapalqué, Chillar, Rauch y Tandil, a personal policial de distintas áreas, ala GuarniciónEjércitoAzul, al personal de Obras Públicas, servicios urbano y rural, inspectores de tránsito, personal dela Secretaríade Salud y Desarrollo Social, funcionarios en general y vecinos del lugar.