frigerioEl ministro del Interior, Rogelio Frigerio, afirmó que «si seguíamos con esa mentira nos pasaba lo de Venezuela, nos quedábamos sin energía».

Por otra parte, negó que “éste sea un gobierno para los ricos, porque nuestro principal objetivo es disminuir la pobreza” y afirmó que se va a poder cumplir con la consigna Pobreza Cero “cuando se consolide la baja de la inflación”.

“Vamos a empezar a cumplir con nuestro objetivo cuando se consolide esta baja de la inflación que estamos viendo en los últimos tiempos”, afirmó el funcionario nacional.

Frigerio dijo que “si dentro de cuatro años, cuando terminemos la gestión, no pudimos cumplir con este objetivo de reducir la pobreza, fracasamos”.

“La herencia que recibimos es de una magnitud y una complejidad tan grande que en pocos meses no podemos resolver, porque hace cinco años que la economía no crece y no genera empleo”, detalló.

El ministro insistió en que no se trata de “un gobierno para ricos”, al mencionar que “cada vez que nos juntamos con el Presidente para definir las políticas públicas la primera mirada es hacia los que menos tienen”.

“Me molesta que se diga que es un gobierno para ricos porque me parece que es un eslogan de la oposición”, aseveró.
Frigerio adujo que “lo que sembramos en estos primeros ocho meses de gestión lo vamos a empezar a cosechar ahora con la baja de la inflación y el crecimiento».

En tanto, el ministro visitó ayer el municipio entrerriano de Gobernador Maciá donde entregó once viviendas a familias que habitan en esa localidad.

“Estamos impulsando obras que le cambian la calidad de vida a la gente; viviendas, asfalto, agua potable, cloacas, conexiones de gas. Para eso nos votó la gente, para hacer obras y estamos transitando ese camino”, señaló.

Agregó que “en todo 2015 la mitad de la obra pública y la mitad de las viviendas de la Argentina no habían recibido un solo peso».

«Nos dedicamos en los primeros meses del año, también con el trabajo de los gobernadores e intendentes, a pagar las deudas, a reiniciar las obras y a poder terminarlas”, sintetizó el ministro y aseguró que “las obras de la gente, el agua potable, las cloacas, la iluminación, no tienen color político, son problemas de la gente que se tienen que solucionar”.

El titular de la cartera del Interior, que luego de la entrega de viviendas fue invitado a inaugurar el asfaltado de una de las calles del municipio y a visitar una fábrica de huevos de campo, afirmó que “uno de los graves problemas de la Argentina es el del hábitat, hay 3 millones y medio de familias en nuestro país, o sea más de 12 millones de argentinos con este problema” y entendió que “hay que resolverlo trabajando en conjunto, con los intendentes y los gobernadores como socios”.

“Tenemos la obligación de estar cerca de la gente, de no aislarnos, de escuchar de primera mano cuáles son los problemas, las angustias, las preocupaciones que tenemos que resolver, porque para eso estamos acá”, sostuvo.

Participaron también de la actividad el secretario de Vivienda y Hábitat, Domingo Amaya; el subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda, Iván Kerr; el intendente local, Román Aléxis Troncos; la diputada nacional, Yanina Gayol; y el senador nacional, Alfredo De Angeli.