Un grupo de dirigentes del radicalismo denominados “rebeldes” convocó a un nuevo cónclave para «defender al partido» y discutir su rol dentro del Gobierno para que el centenario partido «no se convierta en un movimiento interno del PRO y termine siendo una entidad amorfa y despersonalizada», según dijo Juan Manuel Casella.

«Esencialmente, el rol del radicalismo en Cambiemos sería aportar la política y la sensibilidad social. Ambas cosas son las que hoy están faltando en el gobierno de Cambiemos», sostuvo Casella, ex ministro de Trabajo y actualmente secretario del Comité Nacional de la UCR, en declaraciones a CN23.

Este grupo mantendrá una reunión el miércoles en la sede del Comité Nacional de la UCR de la Ciudad de Buenos Aires, y participarán además Ricardo Alfonsín, Mabel Bianco, Miguel Baze, Alejandro Armendáriz, Jorge Cobos y Miguel Ponce. Éste último dirigente remarcó la necesidad de «poner límites a aspectos esenciales que hacen al pensamiento del radicalismo».

Los «rebeldes» de la UCR buscarán llegar con una postura consolidada a la cumbre partidaria que se realizará el 24 y 25 de este mes en la localidad cordobesa de Villa Giardino, y la Convención Nacional que tendrá por sede Santa Fe, ciudad de la que es intendente el actual presidente de la UCR