Fiscales y empleados judiciales convocaron a una “marcha del silencio” para el próximo 18 de febrero, a un mes de la muerte del fiscal Alberto Nisman, desde Congreso hacia Plaza de Mayo y aseguraron que “no es en contra de nadie”.

DYN05.JPG

“Hemos decidido rendir un homenaje el 18 de febrero a las 18.00 con una marcha en silencio desde el Congreso hacia la Unidad (Especial AMIA) que dirigía Nisman”, ubicada frente a la Plaza de Mayo, sostuvo el fiscal federal Guillermo Marijuán.

Marijuán, quien ofició como primer orador en el anuncio realizado en la puerta de los Tribunales de Comodoro Py, convocó a “toda la ciudadanía” y recalcó que “no es una marcha en contra de nadie. Es en silencio y por respeto”.

Además, subrayó que “no queremos que tenga ninguna connotación política, no queremos que se utilice como una marcha contra nadie, es en paz y en silencio”.

“Es un silencio que queremos que signifique la paz que necesitamos y que necesitan los investigadores para esclarecer el suceso. También es un reconocimiento a su labor y el dolor que nos embarga a nosotros. Si va a haber banderas, que solamente sean banderas argentinas”, añadió.

Por su parte, el fiscal Carlos Stornelli advirtió que “el caso Nisman es el primero de estas características, pero podría no ser el último”, a la vez que calificó a la situación como “un pozo ciego que desbordó”.

“El Estado nacional tiene que garantizar la independencia y seguridad de los fiscales que investigamos, aún cuando los investigamos a ellos. La independencia de los fiscales y los jueces es uno de los pilares de la democracia”, concluyó el ex ministro de Seguridad bonaerense.

Del anuncio también participaron el secretario general de la Unión de Empleados Judiciales de la Nación, Julio Piumato, y fiscales como Ricardo Sáenz José María Campagnoli, entre otros.