El canciller Jorge Faurie rechazó hoy ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) las criticas formuladas por Eugenio Raúl Zaffaroni, Zaffaroni, y espera una sanción, tras haber afirmado que «quisiera que el Gobierno se fuera lo antes posible».

El gobierno salió al cruce de las expresiones del ex juez de la Corte Suprema y actual miembro del organismo internacional, a través de una carta que el canciller dirigió al Presidente del tribunal internacional, Eduardo Ferrer Mac Gregor.

Respecto a la denuncia, Faurie consideró que «espera encontrar la debida consideración por parte de esa Corte IDH en el marco de la potestad disciplinaria que le es propia».

En la misiva, Faurie por intermedio de la presidencia se dirigió a los integrantes de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, «para transmitirle el rechazo del Gobierno argentino» a las expresiones de Zaffaroni, como miembro de esa Corte.

En ese sentido, aseguró que los dichos del magistrado son «incompatibles con la conducta que deben observar quienes ostentan la alta función jurisdiccional internacional de ese Cuerpo, siendo que además ellas expresan posiciones antidemocráticas y que atentan contra el estado de derecho».

Faurie remarcó que Zaffaroni, «en alusión al Gobierno argentino democráticamente electo y en ejercicio desde el 10 de diciembre de 2015, ha expresado recientemente que «…quisiera que se fueran lo antes posible, para que hagan menos daño, pero eso es un deseo personal», llamando a «…resistir, cada uno desde el ámbito que le corresponde, y en el espacio que puede».

También recordó que, en esa línea, días pasados, Zaffaroni afirmó que «puede ser que se vayan en 2019… Total, hay un año de diferencia. Pero esto nos está llevando a una catástrofe social.

O sacan el pie del acelerador o vamos a tener un final violento», «¿Qué se vayan antes? Sí, que se vayan en 2019, si llegan a 2019».

Asimismo, recordó que el magistrado argentino refiriéndose a los integrantes del gobierno, pidió que «se vayan con un procedimiento constitucional de juicio político, no sé, o que saquen el pie del acelerador o de lo contrario vamos a tener un serio problema», para lo cual recurrió a los ejemplos históricos indicando que «esto no termina bien, nunca termina bien. No terminó bien en 1982, no terminó bien en 2001. Y no quiero un 2001, evitemos un desastre de esa naturaleza porque eso es violencia, eso son muertos». .

Faurie se quejó por considerar que Zaffaroni formuló declaraciones sobre causas «que se tramitan ante la Justicia argentina», y en el marco de una de esas causas en la cual la Corte IDH «ha intervenido».

En ese contexto, sostuvo que sobre el Caso Milagro Sala, el ex magistrado de la Corte Suprema afirmó que: «La detención de Sala es arbitraria».

Mientras, que sobre el caso de Santiago Maldonado, recordó que Zaffaroni indicó que: «el estado está respondiendo de una forma que me recuerda a Videla» (en alusión al ex Presidente de la dictadura que gobernó en Argentina entre 1976 y 1983).

El canciller reseñó además que «sobre la posible detención de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner en el marco de la causa por el encubrimiento del atentado terrorista a la AMIA en 1994» el magistrado consideró que «tenemos un estado de derecho deteriorado, y se puede dar cualquier cosa».

Faurie, también mencionó en su carta a la detención del ex Ministro de Planificación Federal Julio De Vido «por la presunta defraudación al Estado Nacional», recordando que para Zaffaroni, ese accionar judicial «fue absurda, un show mediático», y que «indiscutiblemente hay un sector del poder judicial que está cogobernando o acompañando al Gobierno».

El canciller, además sostuvo que «la actitud asumida por el juez Zaffaroni desprestigia todo el sistema interamericano de Derechos Humanos y ello constituye un motivo de preocupación adicional».

Fuente: Noticias Argentinas