El cuerpo sin vida de Christopher Jonathan Stramessi, el joven de 17 años que estaba desaparecido desde el domingo pasado cuando salió de bailar en una sociedad de fomento de la ciudad de Olavarría, fue encontrado dentro de un arroyo.

 Los investigadores procuran determinar si el adolescente fue asesinado, al tiempo que la policía secuestró prendas de vestir ensangrentadas que se sospecha pertenecían al fallecido.

 El cadáver fue hallado alrededor de las 18.30 del miércoles, en el arroyo Tapalqué, a la altura de la calle Necochea, a tres cuadras de la comisaría del barrio Pueblo Nuevo, de Olavarría, en el centro de la provincia de Buenos Aires.

 Tras el hallazgo, familiares, amigos y vecinos se acercaron hasta el lugar y César Stramessi, padre del adolescente, fue quien lo identificó como su hijo.

 “Golpeado no lo vi. Simplemente vi medio rostro y las manos las tenía todas blanca de muchos días de agua, arrugadas. Y reconocí bien la ropa”, explicó a la prensa.

 “La autopsia determinará si lo golpearon o lo tiraron al arroyo y se ahogó. Creo que lo tiraron. No creo que se haya caído solo”, indicó el hombre.

 Mientras los peritos policiales, bomberos y médicos trabajaron en el lugar del hallazgo, decenas de personas, entre parientes, amigos y vecinos del chico, se concentraron en el puente de la calle Necochea sobre el arroyo, donde el cuerpo fue retirado en ambulancia.

 Respecto de Ezequiel, el amigo de Jonathan que estaba junto a éste al momento de abandonar el boliche, el padre del fallecido dijo: “Yo no es que sospecho de él, pero sé que él sabe algo y no sé por qué no habla. El cambia las versiones, un día dice una cosa y otro día dice otra”.

 “Nos dijeron que hubo una pelea (…) y cuando vieron que la cosa se puso fea, me lo agarraron y me lo tiraron a la calle a la buena de Dios”, indicó el padre que criticó a las autoridades de la sociedad de fomento del barrio Pueblo Nuevo donde se desarrollaba el baile.

 “Yo creo que son muy responsables de esto y van a tener que pagar”, señaló y recordó que en el boliche dejaron entrar a menores de edad y les vendieron bebidas alcohólicas.

 Si bien el padre de Jonathan cree que su hijo estuvo mucho tiempo en el agua porque las manos estaban “arrugadas”, su otro hijo puso en duda la forma en que apareció el cuerpo.

“Está plantado. El cuerpo está plantado. No puede ser que no esté hinchado si estuvo cuatro días abajo del agua. Es imposible”, indicó el joven.

 “Para mí, (el cuerpo) estaba guardado y ahora lo tiraron acá (…) Aparte, la policía hizo rastrillajes dos veces por el lugar y no se encontró”, indicó el hermano de Jonathan que destacó que el lugar del hallazgo tiene “muchísimo tránsito”.

 El cuerpo fue enviado a la Morgue Judicial de Azul donde se practicará la autopsia que establecerá la mecánica de su muerte.

 En la pesquisa interviene el personal de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Azul que realizó durante la tarde varios allanamientos en los que secuestró la ropa con sangre que será sometida a distintos peritajes.

 La causa está a cargo de la fiscal Viviana Beytía de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada 10 de Olavarría quien estuvo en el lugar del hallazgo del cuerpo.

 Jonathan estaba desaparecido desde las 4 del domingo pasado luego de retirarse de un baile.

 La familia advirtió su desaparición cuando el amigo Ezequiel lo fue a buscar a las 15 de ese día, tras lo cual denunciaron el hecho en la comisaría 2da. de Olavarría.

 Desde entonces, la policía bonaerense realizó rastrillajes en la ciudad, zonas rurales, por tierra y aire, y con buzos en aguas del arroyo Tapalqué, y a esas tareas se sumaron también posteriormente efectivos de las fuerzas federales.