Una reglamentación impide que vehículos con más de 13 años de antigüedad participen de la actividad. Aseguran que “el 2016 fue un muy mal año» y que no pueden «comprar coches nuevos».

Transportistas escolares nucleados en la Cámara de Transporte Especializado de la Provincia, provenientes desde distintos distritos bonaerenses, movilizaron esta mañana hasta la Casa de Gobierno para reclamar contra una normativa que pone restricciones en la actividad. Sostienen que la aplicación de la medida «va a ser devastador para el sector».

Con un fuerte bocinazo, la caravana recorrió el centro de La Plata antes de llegar a la Casa de Gobierno, donde los choferes esperaban ser recibidos por María Eugenia Vidal. “Somos transportistas, no somos empresarios”, indicaban los carteles de los micros provenientes de varios puntos de la provincia de Buenos Aires.

El arribo hasta la ciudad capital es en rechazo a una reglamentación que impide ingresar a la actividad a vehículos con más de 13 años de antigüedad y que establece que aquellos con más de 20 años que se encuentran en funcionamiento quedarán fuera de servicio desde el 1 de marzo.

Desde el sector indicaron que de ser recibidos por la gobernadora bonaerense, además de solicitarle la desestimación de la medida, le exigirán que se inicien las negociaciones pendientes para acordar un aumento en el precio por kilometraje de cara al comienzo lectivo 2017.

“Si esta nueva reglamentación se concreta va a ser devastador para el sector. Muchos trabajadores se van a quedar afuera de la actividad, y no podemos permitir eso”, indicó a DIB Roberto Zagame, titular de la Cámara, y agregó: “El 2016 fue un muy mal año, no podemos comprar coches nuevos en este momento. Pedimos a la gobernadora que revea la medida, porque los colectivos están todos en condiciones de seguir funcionando”.