zzzznacp2    NOTICIAS ARGENTINAS BAIRES, MAYO 2:La Cámara de Diputados inició a las 15.50 la sesión especial para tratar el proyecto de ley para expropiar el 51 por ciento de las acciones de YPF al grupo español Repsol.FOTO NA:DAMIAN DOPACIO-pl.zzzz

El bloque FpV-PJ de la cámara baja sumó en las últimas horas nuevos aliados para tratar el jueves en el recinto el proyecto de ley; aunque la resistencia del massismo a aprobar la norma, votada por el senado sin modificaciones, dejaría al resto del arco opositor a pocos números de llegar al quórum para poder iniciar la sesión.

En tanto, en el oficialista interbloque Cambiemos aseguraron que bajarán al recinto a dar el debate en caso de que la oposición logre el quórum, al tiempo que lamentaron que la mayoría de los bloques opositores no hayan respondido favorablemente a los anuncios realizados ayer y hoy por el el gobierno sobre la posible suspensión de despidos y de políticas específicas para Pymes.

En este contexto, mañana se realizará un nuevo plenario de las comisiones de Presupuesto y de Trabajo para escuchar al ministro de Trabajo, Jorge Triaca; tras haber recibido hoy el testimonio de empresarios de pymes.

Pero más allá de la presencia del funcionario, el momento de mayor expectativa se dará en la continuidad de la reunión cuando los diputados inicien el debate interno y se definan cuántos dictámenes y con que contenidos se firmarán.

El FpV-PJ, su escindido bloque Justicialista y el Frente Amplio Progresista irían con un dictamen que avale lo aprobado por el Senado sin modificaciones, incluida la prohibición de despidos por 180 días y la doble indemnización.

«Una vez más el país asiste a un acuerdo entre el Gobierno y las empresas para evitar despidos cuando en el Parlamento avanza con un proyecto para darle estabilidad a los trabajadores con fuerza de Ley. Vamos a trabajar con mucha fuerza para que se apruebe el proyecto», sentenció el titular del PJ y vicepresidente de la Cámara, José Luis Gioja.

Sin posibilidades de seguir extendiendo la discusión del tema, Cambiemos impulsará un dictamen que excluya lo referido a la suspensión de los despidos y la doble indemnización, y elaborará un texto basado en impulso del primer empleo y desarrollo de Pymes.

Referentes del macrismo y del radicalismo expresaron hoy su malestar por la indiferencia de la oposición a las medidas anunciadas por el gobierno, y se muestran resignados a aceptar que esta semana o, a más tardar la próxima, el proyecto se convertirá en ley.

Entre estas dos posiciones, el dictamen del massismo volverá a expresar una situación intermedia: avalará la suspensión de los despidos y la doble indemnización, pero incluirá en el mismo texto las salvedades para quienes buscan un primer empleo y para las Pymes.

Desde esa posición, en el massismo remarcan: «Nosotros no bajamos -a la sesión especial- si el kirchnerismo no acepta las modificaciones que le proponemos». Y sin el Frente Renovador al resto del arco opositor no le alcanzan los números para iniciar la sesión.

Por eso, desde el bloque que preside Héctor Recalde confían en quebrar a la bancada liderada por Massa, apuntando fundamentalmente a la presión que pueden ejercer los gremios sobre los cinco diputados de extracción sindical: Facundo Moyano, Héctor Daer, Enrique Castro Molina, Jorge Taboada y Carla Pitiot.

Hasta hoy, en el FpV-PJ y en el Justicialismo cuentan aproximadamente 120 diputados para intentar llegar al quórum de 129 que permita sesionar.

Además de los 81 del FpV-PJ y de los 17 justicialistas; cuentan a 4 de la Izquierda; 4 ex integrantes del FpV; 3 de Libres del Sur; 1 de Proyecto Sur; 6 del Frente Cívico de Santiago del Estero y 4 del peronismo puntano.

En el oficialismo, con más de un tercio de los diputados de la Cámara (89 sobre 257) necesarios para impedir que la oposición reúna los dos tercios para habilitar el tratamiento de un tema apelarán a bajar al recinto para dar esa discusión, siempre que la oposición alcance los 129 diputados.

En el interbloque que encabezan Nicolás Massot y Mario Negri entienden que más allá de que haya dictamen el mismo debe contar con siete días para llegar ser puesto a consideración en el recinto y que la única forma de habilitarlo sobre tablas es con los dos tercios de los presentes.

Esa discusión se repitió varias veces durante los últimos años,cuando el kirchnerismo firmaba un dictamen, al día siguiente lo llevaba a una sesión especial para tratar sólo ese tema y lo aprobaba con mayoría simple. En esos antecedentes se basarán para intentar imponer su postura.

Si los dos bloques de extracción peronista que convocan a la sesión especial no logran quórum este jueves, el proyecto se trataría la próxima semana cuando cumplido el plazo reglamentario de los dictámenes, desde el massismo y el socialismo, entre otros, puedan participar de una sesión ordinaria que no sea motorizada por el kirchnerismo.

Es que aún hoy, puertas adentro del Frente Renovador, ese argumento político pesa tanto o más que la cuestión de fondo.