El ministro de Trabajo bonaerense, Marcelo Villegas, calificó hoy de «intromisión no republicana» el fallo del juez en lo Contencioso Administrativo Nº1 de La Plata, Luis Arias, que dejó sin efecto la conciliación obligatoria en el conflicto docente.

«Este paro de hoy se lo debemos al juez Arias, tiene nombre y apellido el día de hoy», enfatizó Villegas, quien aseguró que al existir esta decisión judicial los docentes realizan una huelga y no se pudo convocar a una nueva reunión paritaria para hoy.

De esta manera, el funcionario cuestionó el fallo del lunes pasado del juez Arias, quien ordenó al Gobierno bonaerense que se abstenga de ejercer «cualquier hecho o acto» que implique la supresión del derecho a huelga de los trabajadores afiliados docentes.

«Tenemos una medida de fuerza que lamentablemente se produce por la intervención de un juez que consideró que la conciliación obligatoria no era válida, y frustró una reunión que teníamos previsto para hoy», enfatizó Villegas en declaraciones a la prensa. Añadió: «apelamos el fallo correspondiente porque es una intromisión no republicana de un juez que nos tiene acostumbrado a este tipo de situaciones».

La decisión la adoptó Arias al hacer lugar a una cautelar presentada por los gremios docentes bonaerenses Suteba y FEB, tras la decisión del gobierno de María Eugenia Vidal de disponer la conciliación obligatoria ante el paro nacional, medida que los sindicatos consideraron «ilegal». En el fallo, Arias advirtió al Gobierno que no pueda realizar ningún acto «que altere, restrinja o menoscabe el derecho a huelga». El viernes pasado, la administración bonaerense impuso la conciliación obligatoria a los gremios docentes, que realizaron un paro el lunes, ayer y hoy en reclamo de un aumento salarial cercano al 35% y la apertura de una paritaria nacional.

A su vez el Ministro, anunció hoy que convocarán a los docentes a una reunión paritaria el viernes a las 15hs., aunque dijo que debe esperar que mañana finalmente comiencen las clases. Villegas pidió que los gremios docentes valoren «este gesto de diálogo» y reclamó que «que los chicos puedan empezar las clases mañana mientras dialogamos».