santoroLo aseguró la concejal marplantense del Frente para la Victoria Marina Santoro, después de los insultos que recibió Macri en la ciudad balnearia.

La concejal marplantense del Frente para la Victoria Marina Santoro desmintió hoy que militantes del kirchnerismo hayan atacado a pedradas al presidente y su comitiva durante el acto que tuvo lugar el sábado en el barrio Belisario Roldán, y aclaró que lo que hubo fue un «repudio social» de vecinos y organismos de Derechos Humanos que fue «pacífico».

«Lo del piedrazo no existió. Aquí no sucedió nada que tenga que ver con algún hecho violento ni con agresiones al presidente. Lo que sucedió es que hubo un repudio social de vecinos que llegaron al lugar a indicar su descontento y repudio a las políticas de hambre, desempleo y desocupación. Nada más. Fue pacífico y sin ejercicio de violencia», aseguró la legisladora y referente de La Cámpora.

La dirigente, en diálogo con Radio del Plata, agregó que al lugar donde se desencadenaron los hechos también se acercaron de manera «pacífica» organismos de Derechos Humanos para «recordarle al presidente que los que hubo en el país fue terrorismo de Estado».

También puntualizó que el resto de los manifestantes eran vecinos que portaban carteles con consignas tales como «Macri es hambre» y contra el «tarifazo», pero siempre dentro del marco de la no violencia.

En este sentido, Santoro concluyó que Macri «no tolera» que un sector de la sociedad se exprese en disidencia con sus acciones de gobierno.

«Desde el Frente para la Victoria lo que creemos que sucedió es que tanto el presidente como la gobernadora María Eugenia Vidal no toleran que haya un rechazo hacia sus gobiernos. Lo que no tolera Macri son las diferencias y que esta sociedad se exprese y le diga cómo piensa. Ante eso, reacciona vallando los lugares, poniendo fuerzas de seguridad», lamentó.

La concejala señaló que los incidentes con las fuerzas de seguridad se desataron con grupos ajenos al kirchnerismo que intentaron ingresar a través de un sector que estaba vallado.

«La represión fue el el barrio Belisario Roldán. Se tiraron gases lacrimógenos. Habían otras organizaciones, que no pertenecían a organismos de Derechos Humanos ni al Frente para la Victoria, que quisieron entrar al barrio por una parte que no estaba habilitada para el ingreso», señaló.