campo

Con un pronóstico que anticipa que las lluvias deficitarias podrían prolongarse durante las próximas semanas en el sur y sudeste de la provincia de Buenos Aires, especialistas del INTA recomiendan reforzar las precauciones y mantener los alambrados, cortafuegos y picadas libres de vegetación para evitar la reactivación del fuego.

“Un escenario probable es que un cambio marcado en los patrones climáticos y la regularización de la situación hídrica en las zonas deficitarias comience a partir de marzo-abril, en la región sur y sudeste bonaerense”, explica un informe del Centro de Investigación del INTA, que indica además que en principio no se producirían lluvias que puedan ser significativas en los próximos días en el sudoeste de Buenos Aires.

A la extensa superficie agropecuaria de La Pampa, Río Negro y Buenos Aires afectada por los incendios rurales desde fin del año pasado, se le suma un pronóstico que anticipa que, hasta fines de enero, no se producirían lluvias en toda la región. Por esto, especialistas del INTA recomiendan reforzar las precauciones y mantener la limpieza de alambrados, cortafuegos y picadas para evitar la reactivación y propagación del fuego.

“Las precipitaciones ocurridas en algunas localidades pampeanas y del sur bonaerense la semana pasada, tuvieron muy poca cobertura”, expresó Pablo Mercuri, director del Centro, quien anticipó que “en los pronósticos, no se observa con claridad que se produzca en el corto plazo un cambio atmosférico que modifique este patrón climático, por lo que la situación deficitaria se mantendría y podría prolongarse durante todo enero”.

En lo que respecta al sur y sudeste bonaerense, con sierras y lotes con rastrojos de trigo y pastizales también afectados por fuegos, podrían ocurrir mejoras graduales en la disponibilidad hídrica. A partir del domingo 22 ocurrirían lluvias aisladas, más probables cerca de zonas costeras. Sin embargo, “las mayores chances de lluvias sobre el sur de Buenos Aires, La Pampa y Río Negro se prevén para los últimos días del mes de enero, cuando se generarían situaciones de inestabilidad con la posibilidad de más milímetros y precipitaciones que cubran toda la región”.

FUENTE: DIB