celulares_1El Gobierno bonaerense oficializó la autorización a docentes y a alumnos del uso de dispositivos móviles, como teléfonos celulares y tablets, a modo de herramientas pedagógicas dentro de las aulas de las escuelas públicas y privadas de la provincia.

La medida fue publicada hoy en el Boletín Oficial de la Provincia como Resolución número 778 de la Dirección de Escuelas y derogó la Resolución 1.728 de esa misma cartera, que en 2006 y bajo el Gobierno de Felipe Solá estableció la prohibición del uso del celular en el aula porque «descentra y desconcentra el proceso de enseñanza aprendizaje».

La decisión era reclamada por muchos que la consideraban como una inocultable necesidad en un mundo cada vez más mediado por las tecnologías pero también suma detractores que advierten sobre los riesgos para la salud física y mental de un uso abusivo de estos dispositivos.

Según la resolución, el cambio fue justificado en que lo dispuesto hace una década resulta «anacrónico y contradictorio con los fines y objetivos previstos en el último ordenamiento indicado para la política educativa».

«Las tecnologías de la información y la comunicación no son meros aparatos cuyos efectos positivos o negativos dependen de su uso. Constituyen una dimensión importante de las culturas contemporáneas, en tanto tienen la capacidad de configurar y transformar un conjunto de prácticas, saberes y representaciones sociales», se señala en el texto de la norma. Y agrega que «las tecnologías de la información y la comunicación potencian otras habilidades, como la capacidad de apropiación de estímulos visuales a gran velocidad, la facilidad para realizar diferentes tareas al mismo tiempo, la apropiación de lenguajes que se expresan a partir de múltiples soportes».

Desde ahora, la propuesta empezará a ser comunicada a las escuelas que, por su parte, decidirán si se adhieren o no, aunque sólo podrán hacerlo aquellas con conexión a Internet en las aulas (menos del 25 por ciento del total). Asimismo, se plantea que cada alumno lleve a clase su propio dispositivo, un esquema que empezó a usarse con éxito en empresas en algunos países y luego se trasladó al ámbito educativo. En el caso de los chicos que no dispongan de estos equipos, se trabajará en grupos, según propone Educación.

De acuerdo a datos de Unicef Argentina, el 90 por ciento de los alumnos se conectan a plataformas virtuales por celulares, y de ese total, el 56 por ciento está conectado todo el día y el 16 al menos dos veces por hora.