casa rosadaEl principal foco de preocupación apunta hacia la industria metalúrgica, aunque al mismo tiempo los hombres del Presidente confían que entre mayo y septiembre ingresarán al país entre 12 y 15 mil millones de dólares de inversión, y se supone que eso provocará una importante inyección a la actividad económica.

Asimismo, la administración Macri cree que será un signo de «normalización» que entre mayo y junio el Indec, a cargo de Jorge Todesca, anuncie el índice de precios, que se suspendió a fines de la anterior gestión.

Voceros oficiales admiten que es la inflación el principal tema a resolver, incluida «la distorsión de precios relativos”, aunque mantienen la pauta del 25 por ciento de inflación para este año, a nivel nacional, porque tienen determinado que el área del “Amba” (ciudad de Buenos Aires y Gran Buenos Aires) es de 6 /7 puntos más elevada y consideran que “eso no es coherente”.

Respecto de la denominada ley contra los despidos, que promueve gran parte de la oposición, en el Gobierno aseguran tajantes que esa iniciativa “no va a prosperar” porque, sostienen, del mismo modo que lo hace Macri, que en la “Argentina hemos aprendido de los errores”.

Aunque «respetuosos de las decisiones del Congreso», los macristas manejan la posibilidad de que el Presidente tiene la prerrogativa de promulgar o no una ley que establezca la emergencia ocupacional.

Los colaboradores de Macri comentan que una de las frases preferidas del Presidente es “tenemos que aprender de las experiencias” y recuerdan que instantáneamente agrega: “Mi compromiso central es la pobreza cero y eso significa generar empleo, eso es lo correcto”.

Es más, sostienen que en los últimos días, ante la insistencia de cierto sector de la oposición, se escucha a diario: “Por qué insisten si eso ya no funcionó”.

El pensamiento es que si llega a imponerse una ley así el efecto sería el contrario, es decir las empresas se retraerían y habría más empleo en negro.

En ese sentido, en la Casa Rosada están satisfechos con lo ocurrido esta semana en la empresa avícola Cresta Roja, visitada hoy por Macri en Esteban Echeverría, en donde trabajadores, comisión interna y gobierno bonaerense se pusieron de acuerdo para que retome su producción habitual, con la reincorporación de 1.500 empleados, afectada por “los contubernios con Venezuela”.

El Gobierno considera que así se ingresó en una etapa que califican de “transición” hasta que la pueda dirigir un operador privado.

En cuanto a los despidos y bajas de contratos en el Estado nacional, el Gobierno tiene previsto en pocos días dar a conocer la información oficial con las altas y bajas en los empleos desde el 10 de diciembre.

Acerca de la cumbre de la Unasur, en Quito, Ecuador, el fin de semana, a la que asistirán los cancilleres, el Gobierno sabe que uno de los temas centrales de la región es la pelea entre la presidenta Dilma Roussef y el Congreso, pero tienen claro que la posición que ha fijado Macri en política exterior es «no interferir en temas de otros países y no opinar de una manera que no corresponde».

Acerca de la corrupción, uno los temas centrales en su discurso de inauguración de las sesiones ordinarias en el Congreso, el Poder Ejecutivo considera que “se predica con el ejemplo” y, en ese sentido, recuerdan que se viene accionando en esa dirección con el proyecto de ley de acceso a la información y de gobierno abierto.

En sintonía, otra de las frases que se escucha asiduamente en el primer piso de la Rosada es que “hay transparencia frente al oscurantismo de la década pasada.

Acerca de la actuación de la justicia en las últimas semanas, el Gobierno reafirman su idea fuerza de que los jueces son independientes y quieren que hagan respetar la ley.

Sobre la imputación del fiscal Federico Delgado, mantienen lo dicho por el Presidente dos semanas atrás, en la cena anual del Cippec. “El rol de ellos es despejar dudas, tener rigurosidad”.

“Ningún fiscal le puede decir que a un Presidentes se le escapó la tortuga”, dicen allegados al área de Gobierno que se escucha a diario.

Otro punto que debaten a diario en la Rosada es el de sumar cuanto antes a los dos integrantes nuevos de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti, y sostienen que la aceptación por parte del Senado puede salir en mayo.

Respecto de la ampliación de miembros, propuesta por algunos sectores políticos, creen que “será tema de un debate largo y posterior” al ingreso de esos jueces propuestos por el Poder Ejecutivo.