El Gobierno bonaerense convocó a los gremios docentes a una nueva reunión paritaria para el próximo jueves, donde ofrecería una mejora en algunas variables del salario sin modificar la cifra del 18%, al tiempo que podría ofrecer dos puntos más respecto del acuerdo de 2016.

Así lo confirmó hoy la gobernadora María Eugenia Vidal, quien en declaraciones periodísticas adelantó la convocatoria a los docentes para el jueves a las 15 horas.

La nueva convocatoria, según DIB, será a una mesa técnica salarial, espacio en el que el Gobierno insistirá en cerrar un aumento del 18% para todo el año, aunque ofrecerán algunos retoques en la composición del salario que redundarán en una mejora del sueldo de bolsillo, como el pase al básico de sumas remunerativas y la modificación de parámetros de antigüedad.

Por otra parte, fuentes del Gobierno indicaron que se estudia la posibilidad de revisar el acuerdo salarial del año pasado e incorporar algunos puntos más a ese acuerdo, cerrado en marzo de 2016. De hecho la Gobernadora pareció ponerle hoy una cifra a la propuesta: en declaraciones televisivas indicó que la inflación del año pasado fue del 36,6% y que los maestros cerraron una paritaria del 34,6%.

Vidal aseguró hoy que los docentes “no van a perder contra la inflación. La oferta es la misma que aceptaron los trabajadores estatales de la provincia. Si la inflación es más, se pagará más y si es menos pagaremos el 18 por ciento igual”.

“No está en discusión que los docentes tienen que ganar más, sé que el docente gana mal, pero nosotros no vamos a dar más aumento del que podemos pagar”, dijo la mandataria.

Además, Vidal ratificó que la Provincia descontará los paros si los gremios recurren a esa modalidad de protesta. “Hay un derecho a huelga, pero también hay derecho a la educación y los paros le han hecho mucho daño. El Estado puede descontar esos días y poner esos recursos donde sea necesario”.

En la misma línea, sostuvo que en los últimos diez años los gremios docentes realizaron 110 paros en la Provincia y consideró que “la educación pública se está privatizando” por ese motivo. “Los colegios privados ganaron 100 mil nuevos alumnos y las escuelas públicas perdieron 56 mil”, indicó.

Por último, dijo que espera que el reclamo docente “no esté politizado” y recordó que hay dirigentes gremiales que “se proclamaron kirchneristas”.