El gobernador dijo que en su provincia se instaló que “se elegía Cristina o Macri” y la consecuencia fue la derrota de su candidato, Martín Llaryora.

Víctima de la polarización: así se considera el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, quien consideró que el golpe que le propinó Cambiemos en las PASO del último domingo fue porque el comicio se “nacionalizó” y en su provincia, al igual que en otras, se instaló la idea de que “se elegía Cristina (Kirchner) o (MauricioMacri”.

“Indudablemente se instaló en Córdoba y en otros puntos del país que se elegía Cristina o Macri”, evaluó Schiaretti, y agregó que en ese escenario, “evidentemente los cordobeses no quieren que vuelva” la ex presidenta y candidata a senadora por Unidad Ciudadana.

Con el ex árbitro Héctor Baldassi a la cabeza, Cambiemos aventajó por casi 16 puntos a Unión por Córdoba, el partido que lideran el gobernador y su antecesor José Manuel De la Sota, que postula como cabeza de lista de diputados nacionales al actual vicegobernador Martín Llaryora.

“Creo que el resultado en el orden nacional deja claro que Cristina como proyecto político está agotado y que no tiene ninguna chance de volver a dirigir la Argentina”, amplió Schiaretti en declaraciones formuladas a la prensa en la localidad de Arroyo Algodón.

El mandatario abogó por que en las elecciones del 22 de octubre se pueda “evaluar cómo son los candidatos, si tienen capacidad, si tienen ideas, y que se vote a aquel que pueda representar mejor a Córdoba”.

 

Fuente: LetraP