El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, destacó hoy que «el gasto público está dejando de ser una carga para el sector privado», y reiteró que la Argentina «ha comenzado a sembrar las bases para un crecimiento sostenido».

En el marco de su participación en la Cumbre del Mercosur que se realiza en Mendoza, Dujovne aseveró que «la nueva Argentina» tiene una «estrategia fundamental para promover el comercio y fomentar la productividad que atrae inversiones».

El funcionario realizó estas declaraciones junto al vicepresidente del Banco Central, Lucas Llach, durante un desayuno de trabajo con los ministros de Economía y presidentes de Bancos Centrales de los Estados Partes del Mercosur y Asociados.

Luego puntualizó que las economías locales «crecieron desde la conformación del Mercosur», pero alertó que «en los últimos años nos hemos estancado».

«Desde el 2012 crecimos mucho menos que otros bloques, porque no supimos aprovechar la oportunidad histórica para crecer de manera sostenida», indicó el ministro, quien además declaró que uno de los grandes desafíos es la lucha contra la pobreza.

Agregó: «Tenemos que volver a pensar al Mercosur, como un proyecto estratégico a largo plazo, donde la flexibilidad, la capacidad y el diálogo sean requisitos indispensables».

«Sólo a través del crecimiento sostenido mejoraremos la vida de los habitantes y para crecer sostenidamente la inversión debe ser el motor de la economía», subrayó.

Expuso que entre 2012 y 2016 «la inversión promedio de los países miembros de nuestro bloque comercial en porcentaje del PBI fue de 18,7%. Estos niveles de inversión son insuficientes para lograr un crecimiento sólido y sostenido».

«De hecho está muy por debajo del promedio que se observa en la Alianza del Pacífico del 24 por ciento, el Mercado Común Centroamericano, del 20 por ciento, el NAFTA, del 22 por ciento», dijo.

En ese contexto, manifestó que «para atraer inversiones necesitamos tres elementos claves: instituciones fuertes, un estado solvente y una integración inteligente».

«Necesitamos instituciones fuertes para impulsar políticas económicas consistentes, y un Estado que sea solvente porque cuando no lo es, por más que quiera, siempre subyace el peligro de que ante la falta de solvencia se termine avanzando sobre las instituciones previamente establecidas», enfatizó. Según informaron desde la Gobernación de Mendoza, durante el desayuno se abordaron diversos puntos, entre ellos, los relacionados con la competitividad, a través del análisis de indicadores internacionales de los países de la región El informe del gobierno provincial destaca que «según el índice Global de Competitividad (IGC) del informe 2016-2017, Brasil y Uruguay se ubican en la mitad del ranking, mientras que el resto de los países está en las últimas posiciones, por lo que la posición relativa del bloque cae sustancialmente cuando se construye un índice general».

Fuente: Agencia Diarios y Noticias (DyN)