El dueño de OCA, Patricio Farcuh, afirmó hoy que «no es posible» que la empresa postal quiebre porque «salió de concurso» de acreedores el año pasado, y ratificó que hace 10 meses el ex líder de Camioneros Hugo Moyano lo desplazó de la firma. Frente a esta situación, advirtió que hoy a las 14 va a ir junto a «60 gendarmes antipiquetes» a la sede central de la empresa, en el barrio porteño de Once, para intentar «sacar» a los dirigentes de Camioneros que, según Farcuh, tomaron la empresa en junio del año pasado.

El empresario también consideró que Moyano «es un instrumento de alguien que está más arriba» y que «se quiere quedar con la empresa», al tiempo que aseguró que los posibles interesados en adueñarse del correo «pueden ser» el padre del presidente Mauricio Macri, Franco Macri; el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana; o el heredero de Alfredo Yabrán, ex dueño de OCA, Héctor Colella.

Luego que se conociera que la empresa que emplea a 1200 trabajadores de forma directa e indirecta mantiene una deuda con la AFIP que supera los 1.700 millones de pesos, el titular del grupo Rhuo aseveró que la eventual quiebra de OCA «no es posible» porque la compañía «salió de concurso el año pasado». Sin embargo advirtió que él es «el dueño de derecho» de la mayor empresa postal privada del país, a la que adquirió en 2013, pero de hecho no lo es porque no la está «administrando desde junio del año pasado» cuando, afirmó, «Moyano me echó».

Al respecto puntualizó que hace 10 meses llegó a su oficina y había efectivos de la Policía Federal, 50 afiliados al Gremio de Camioneros y el propio Moyano, quien «personalmente me dijo que vaya». De acuerdo al relato de Farcuh, su relación con el presidente del club Independiente «era muy buena» hasta la llegada de Macri al poder, al tiempo que aseguró que tiene «15 mil empleados a cargo y nunca» tuvo «un paro ni un embargo hasta este momento».

«En diciembre de 2015 me dan una placa por mi vínculo con los trabajadores y delegados y en junio me echan a patadas. Alguien se quiere quedar con el negocio», opinó el empresario, quien sostuvo que fue atacado siete veces a tiros en medio de esta disputa con el líder camionero. «Hace ocho meses me cagaron a tiros por la calle, me extorsionan y me administran fraudulenta mi compañía», cuestionó Farcuh, quien además reprochó: «Estoy imputado en denuncias por administración fraudulenta de mi empresa en periodos en los que no estuve». Según el empresario, cuando fue «echado» de la compañía, el Correo tenía una deuda de 400 millones de pesos con la AFIP, por lo que afirmó que el resto de la deuda fue incrementada en estos meses en los que no estuvo al frente del Correo.

El empresario también consideró que es «una vergüenza institucional y una inseguridad jurídica» que Macri «se reúna con Moyano para hablar» sobre el Correo «sin llamar al dueño». Frente a esta situación, advirtió que hoy a las 14 va a ir con efectivos de Gendarmería a la sede Once, en La Rioja al 300, para intentar ingresar a su oficina y retomar la administración del Correo.

 

Fuente: Agencia de Diarios y Noticias (DyN)