Agilizar la resolución de los reclamos que afiliados a empresas de medicina prepaga y obras sociales canalizan a través la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires, fue el tema central que el Defensor Adjunto en Derechos Humanos y Salud, Marcelo Honores, le trasladó a la Superintendencia de Servicios de Salud de la Nación.
La inquietud que Honores elevó al organismo que conduce Sandro Tarico, es la falta de respuesta concreta que sufren numerosos usuarios de servicios de salud al intentar acceder a medicamentos, prestaciones o tratamientos y que, finalmente, deben recurrir a la Defensoría bonaerense para destrabar sus requerimientos.
De la reunión de trabajo participaron la Defensora de Usuarios de la Superintendencia, Adriana Repetti, y la Coordinadora de Vinculación con las Defensorías y Asociaciones de Usuarios, Mercedes Portela, mientras que por la Defensoría del Pueblo también estuvieron la secretaria y la directora de Salud, Marcia Lázaro y Mariana Rodríguez.
Otro tema que se analizó durante el encuentro es la dificultad que enfrentan los monotributistas a la hora de solicitar la afiliación a una obra social, pero los rechazos a tratamientos y el acceso a medicamentos volvió recurrentemente a ocupar el centro de la escena, lo que derivó en acordar acciones conjuntas para canalizar desde la Superintendencia las intervenciones del área de Salud de la Defensoría.

Fuente: Defensoría del Pueblo, pcia. De Buenos Aires