El relevamiento se dio en un programa de monitoreo de distintas unidades penales de la Provincia de Buenos Aires, que realizó la Defensoría del Pueblo, con el objetivo de supervisar las condiciones edilicias y calidad de vida de los internos.

Durante el recorrido, las autoridades del penal informaron que la unidad 15 aloja a 1144 internos varones y tiene una capacidad de 1065. El complejo está integrado por otras dos unidades: la 44, que funciona como alcaldía y la 50, de mujeres.

Dentro del penal, el equipo de la Defensoría verificó la clausura de los pabellones de las áreas de  Separación del Área de Convivencia (llamados SAC o “buzones”), que se encontraban en muy malas condiciones de habitabilidad.

Por su parte, los internos les hicieron llegaron sus reclamos sobre la escasez de alimentos y la falta de algunos medicamentos.

En los últimos dos años, el penal de Batán fue objeto de numerosas actuaciones por parte de la Justicia, por violencia intracarcelaria – se registraron 16 muertes violentas en el 2015 y 2 en el 2016-.

De la actividad participaron el secretario de Promoción de Derechos Humanos de la Defensoría, Luis  Rech y la delegada de Mar del Plata, Mercedes Sisterna.